Eric Díazserrano

Imántasy

It was a pink kiss at sun

Sí, éramos aquellas dos personas;
veníamos por las escalinatas, la una que sube,
la otra que baja, cuando, justo al momento
en que, sin vernos aún, estábamos
a la altura una de la otra... puff... se cortó
la energía eléctrica... Fue la noche del apagón.

Entonces encendimos sendos móviles
y ambos nos vimos las caras, como inmóviles,
con mirada agradable viéndonos cada quien
al rostro nuevo, como aves detenidas en pleno vuelo
para la foto próxima a nuestras primeras sonrisas,

¡ Inolvidable !
llegamos ahondando en nuestras huellas visuales
que al yacer en cada quien se desbordaron
en cada milímetro que las pupilas
y la piel nos concediera.

Sin detallarnos en ese momento incomprensible,
eran nuestras mismas almas absorbiendo,
en cada quien, nuestras huellas faciales
como gritos de felicidad alcanzada...
sin cantos de gloria dejaron tras de sí
alguna que otra abultada carga.

Cuerpos y almas que emergieron de la oscuridad
de aquella noche... la noche del apagón;
que nos dejó ver nuestras más preciadas galas:
las que dieron paso a nuestro amor de fantasía
en esa inolvidable alegría que hemos recordado
tantas veces... y, una y otra vez, nos agraciamos
de esa alegría en recuerdo de que, al verte,
me miraste.

Sí, fue el apagón en ese nuestro tiempo
que creó la casualidad. Y la casualidad cedió
a nuestro encuentro; es algo que suele suceder
en los caminos, en el cruce de destinos
donde emergen nuevos sinos,
de caminantes amigos;
del hallazgo de un feliz encuentro
en aquellas escalinatas que abrimos con la luz
de nuestros móviles, para nuestro encuentro
de caminos. Y enrumbamos, entonces,
a la forja de nuestro propio sendero,
de nuestro nuevo camino.

Nuestros "yo" en un todo metido en el infinito
espacio-tiempo donde todo se volvió perenne
porque hoy solemos decir nuestro a lo que,
antes de conocernos, solíamos decir mío o mía.

Con aquella tenue luz nuestras miradas
navegaron en los mares de los sueños,
absortos en la magia de hallarnos uno al otro
y el otro al uno prontos al camino
para escoger el modo de andarlo juntos
a pupilas desnudas en pos de los vientos
que se aúnan y se arrullan surcando,
entre las velas, hacia un nuevo destino.

Fue entonces cuando nuestros labios
mostraron un gesto y ya nada pareció lejano,
ya nada nos fue distante; subimos sendas
escalinatas y el pasado inmediato vivido
convino en un presente que nos acercaba...
y, al acercarnos, nos sentimos nuestras manos
en la oscuridad... era como una noche
que no quería despertarse, la que nos sumió
en pequeño abrazo y, sí, en un ligerísimo
roce de labios, como si fuera un saludo,
como si nos conociéramos desde antes,
desde mucho antes, como si hubiéramos
vivido largos sueños en muchas tardes;
como si hubiéramos dormido
miles de noches juntos.

En suave murmullo, al unísono,
nos dijimos nuestros nombres y,
en la oscuridad de aquel apagón,
supimos que nos sonreímos
al no escucharnos bien nuestros nombres.
Entonces, los repetimos,
en dulce silencio volvimos a decirnos,
varias veces, nuestros nombres. El uno al otro
y el otro al uno. Luego, en silencio, volvimos
a abrazarnos, afectivamente, buscando
una salida al sol, al beso rosa...


Vers le soleil levant

A temprana hora, en los albores de nuestra relación,
dejamos, sin percatarnos, la posibilidad de tener
una vida enriquecida junto con actividades
con otras personas que aparentaban ser profundas
y saludables; y, por ese entonces ya teníamos
nuestras carreras profesionales satisfactorias
y, relativamente, abundancia financiera.
Desde entonces, y sólo por algunas veces,
nos hemos sentido como fuera de sincronía
o de tono y a un medio paso atrás sabiéndonos
poseedores de gran vitalidad pocas veces vista
entre nuestras amistades y congéneres.

En verdad, lo que nos dejó fuera de curso
con nuestras aspiraciones fue un período de tránsito
un tanto desafiante del que no estábamos al tanto,
sea, no pusimos atención a la retroalimentación
de nuestro conocimiento aportado en nuestro diario vivir

Cuando decidimos venir a vivir al trópico fue porque
sí sabíamos sobre lo acontecido en nuestro mundo andado
y éramos concientes de que existen situaciones transitorias
que se acercan y que, con nuestro libre ver y pensar,
presentimos que en este nuevo mundo podríamos
volver a reiniciar todo aquello que soñamos disfrutar.

Si bien es cierto aquel pasado que dejamos quedó atrás,
muy atrás, aquí pudimos alinear con toda esa experiencia
por nos vivida y, hoy, con menor esfuerzo, convenimos
en continuar de manera agradable, muy agradable,
para darnos la vida que siempre, desde nuestro encuentro
en las escalinatas de la noche del apagón, merecemos vivir.

Haciendo un pequeño vistazo de lo que hay en nuestra
tienda de nuestras vidas a partir de nuestra llegada
al nuevo hogar, nos fue fácil prever que venían
a nosotros nuevos períodos de tránsito, que nos hizo
vislumbrar grandes oportunidades que, incluso,
llegamos a sentir como algo así como que "la suerte"
siempre está con nosotros" en un acompañamiento
perenne, constante entre una situación que nos promueve
al cambio repentino, ante nuevos y agradables desafíos
que nos conviene enfrentar, sin saber. de momento,
qué esperar o qué debemos hacer, con la ventaja
de estar enterados de que tuvimos un período de tránsito
desafiante, que hoy, marca puntos de inflexión
en nuestras vidas, y reflexión al saber que nos faltaba
el conocimiento y la experiencia suficiente
como para enfrentar la vida, con absoluta claridad,
en aquellos tiempos por nosotros vividos, juntos.

Afortunadamente sabemos y hemos sabido con certeza
que somos poseedores de gran potencial profesional
que, aunado a nuestra gran fuerza vital, nos vimos
en esta tierra tropical ansiosos por liberarnos de todo,
y encontramos, afortunadamente, los momentos para
lanzarnos en pos de superar los nuevos desafíos
con la resultante de que hoy tenemos la calidad de vida
que, cuando nos conocimos en aquellas escalinatas,
lo teníamos, y que en las vicisitudes que tuvimos
que afrontar de manera resilente siempre juntos,
amándonos espiritual y afanosamente sin que nada
ni nadie pudiera detenernos y así alcanzar
lo que siempre quisimos, lo que merecemos
al par de nuestras vidas.

Bien recordamos que pasamos por mucha tensión
ante aquellas circunstancias no placenteras
que vivimos. Hoy sabemos que fue porque pensamos
que las cosas debían funcionar de cierta manera,
y no, no fue así, porque en la práctica se denotan
otros matices que conllevan infinidad de colores,
mientras se despejan los nuevos caminos al porvenir.

Pueda aún hoy, pueda que nos sintamos ansiosos algunas
veces, inquietos y un tantito inseguros por periodos
muy pequeños; como si algo hartamente oculto
nos empujara hacia una dirección que no deseamos;
pero nos basta aplicar fundamento para asumir
toda responsabilidad, aún sabiendo que en la inexistencia
de conocimiento de alguna situación, nuestras decisiones
son claras, congruentes, y no culpar, digamos, a las estrellas.

Ahora bien, cuando por primera vez nos vimos
en este trópico, hicimos cuenta de las particularidades
de nuestras personas como profesionales y llegamos
a la conclusión de que eran buenas, muy buenas,
talvez un tanto excepcionales al mirarlas en su conjunto,
porque al verlas por separado, muchos de los rasgos
son completamente similares o normales en todas
las personas que se dedican a nuestras profesiones,
pero en nuestro caso, el efecto combinado nos ofrece
una duplicidad de la opinión y análisis en torno
a un mismo demandado, lo que explica en gran parte
la orientación atinada en nuestro diario quehacer,
sea, el sentido de belleza, amor a la vida, las letras
y la simplicidad que nuestra inteligencia y afecto
nos fundamenta como personas tenaces, leales,
enérgicas y poseedores de una suerte que, como
ya hemos dicho, nos sonríe naturalmente.

Aquí el trópico, con este bello clima ya en la montaña,
el campo o la playa, nos ayudó a agregar a nuestras
vidas la suficiente personalidad y magnetismo
como para asesorar a personas y empresas mediante
nuestras ideas e iniciativas, con nuestras espaldas
espigadas a nuestras cabezas siempre en alto que,
a fin de cuentas siempre hemos mantenido erguidas
incluso en los momentos más delicados o peligrosos
cuando vivimos en otra latitud en aquellos tiempos idos.

¡ Y qué bien ! montamos las olas en la misma medida
en que se acercan y siempre vislumbrando estar
al día con nuestros proyectos y trabajos domésticos
al ritmo, armonía y melodías de estos lares como
rutinas musicales que equivales a rutinas de ejercicios
tan necesarios y amenos en las vidas de todas las personas
que lo saben y pueden disfrutar en la tranquilidad
y magnificencia de tu hogar.

Sabemos bien que somos poseedores de amor
en nuestras vidas de manera tan convincente
que está y está pronto a abrirnos puertas
hacia mundos completamente nuevos. Son esos
mismos mundos siempre alineados con nosotros,
y con nuestras alma. Esto pone en relieve que
a futuro y como siempre, hay asuntos que pueden
parecer inestables entre las personas por lo que
es menester tener cuidado durante estos períodos
de tiempo y manejar todo con guantes para niños,
sí, con trato de bebés; para trabajar con nuestras
energías en favor del período de tránsito en que
nos encontremos en nuestras vidas, y no en contra.
Esto incluye a nuestros clientes; veamos,
las oportunidades de vida nos favorace tanto
a nosotros como a ellos y a nuestras amistades.

Los recursos de vida en esta región del mundo
son demasiado buenos, al punto que día a día,
en nuestras nuevas vivencias entrantes nos damos
cuenta que algunos empresarios y personas líderes
en sus respectivas oficinas u otras áreas de trabajo,
a veces, no creen posible que tal benevolencia existe,
entonces, simplemente abonamos a estas personas
el privilegio de estar a la vanguardia entre quienes
han de beneficiarse de nuestra cosecha, con o sin
nuestra ayuda en directo, porque mucho de nuestra
profesión de asesores en la producción de comunicación
proviene de nosotros mismos en línea, basta acceder
a la web lectorias.net


Chenilles sur les bourgeons de bambou

Cuando vieron en los cogollos del bambú
a las primeras mariposas monarcas que,
luego de salir de sus orugas iban subiendo,
en cortísimos vuelos, hacia lo alto de las ramas
del bambú en donde, al paso de dos o tres días
se aprestarían a levantarse en vuelo... algunas
volarían hasta el Canadá y Europa, desde este
mismo trópico en donde Eyael y Eleya habían
llegado, para no volver jamás al lugar en donde
nacieron; ahora, en las cercanía de su nuevo hogar,
que ya era su viejo y bello hogar, conversaban contando
a Hella y Coyné sobre sus tiempos idos, a la vez
que observaban, a cada mariposa monarca,
enrumbar su vuelo con el beneficio del viento
que en esta época sopla entre mediano y fuerte.

Las observaban para distinguirlas entre machos
y hembras, así como llevar el recuento de cuántas
Monarcas durante un mismo mes levantaban
el vuelo, como parte de su agradable trabajo
compartido.

Hella, Eleya, Eyael y Coyné son poseedoras
de sus personalidades que se caracterizan
por sus dones natos que inspiran con su trabajo
y formas de ser porque desarrollan y motivan
a sus colaboradores, y se caracteriza por generar
un clima personal y laboral sano. Es sabido
que son personas que se comprometen con cada
proyecto que inician, tomando en cuenta sus valores
y ética en cada paso que dan, tanto profesional
como personal. Vale en mucho sus consideraciones
analíticas y asertivas en la toma de decisiones,
se mantienen informadas y se involucran
en todos los procesos relacionados con su trabajo.
En definitiva, son excelentes profesionales
en todos los sentidos, muy responsables en su actuar
con esa permeabilidad que les hace divertirse
en grande dados sus altos niveles de adaptación
profunda en sus quehaceres y con una visión amplia
para enfrentar cualquier tipo de panorama
que se les presente o pueda presentar.


De las personas autónomas

Entrando un poco más en detalle podemos decir que tienen
el don de la autonomía, lo que significa que una persona
autónoma vive acorde al puñado de aventuras
que hacen del trabajo una parte fundamental
de su vida con el esfuerzo que vale, que merece la pena,
porque como en toda vivencia laboral hay días buenos
y regulares; de los pocos días que se tornan con alguna
que otra deficiencia pues, se avivan porque se ama
lo que se hace para vislumbrar nuevas metas
y reorientar los proyectos. Es indudable
que tal desarrollo personal es producto de múltiples
vivencias lo que aúna excelente experiencia
en comunicación corporativa y personal;
viven en constante renovación orientada hacia
las tecnologías de la información, lo que significa
una constante continuidad en la formación personal
para mantenerse al día al conocer las demandas
de sus clientes, asíduos y potenciales, con sobrada
tranquilidad y tiempo suficiente para compartir
en plenitud con sus congéneres.


Histrio

El personaje había calado tanto en su diario vivir
y quehacer que prefería no recordar su verdadero
nombre que sólo usaba para sus asuntos legales,
su nombre usual era, y es, Histrio, en el escenario
y en su vida cotidiana. Gran parte de su filosofía
de vida consistía en ver y entender, a su manera,
que la vida y la muerte son tan importantes
que no tiene sentido sufrirlas en vano, sobretodo
algunas veces decía, no existe ninguna ventaja
en engañarnos a nosotros mismos aún teniendo
inmensas riquezas con muchos sirvientes
y los mejores manjares, solo haz de verlos,
disfrutarlos y gozarlos con los ojos abiertos,
muy abiertos al alma y a la vida para hacer caso
omiso de la muerte; diviértete... es lo sano.
Quizás, para quienes le obserban en su diario
quehacer como actor insigne su máximo lema
es "compartir"; todo, sus experiencias, conocimientos,
su ánimo de colaborar diariamente con el bien social
en un trabajo que le deleita porque le hace ser suyo,
los muchos mensajes que transmite detrás
de sus muchas máscaras de los muchos personajes
que interpreta, algunas veces de improviso o bien,
adaptándose a guiones previamente escritos
que le encomiendan o que escribe con orientación
al bien común. En muchas ocaciones conviene
en elenco junto con Hella, Eleya, Eyael y Coiné
en disertaciones que llama para público cautivo
que llevan a cabo en empresas y en trasmisiones
que hacen desde sus propios medios de comunicación
como aquella que llaman Aurealux, en la que Histrio
abrea la sesión en un recodo del escenario
medianamente iluminado y enfocado en él, diciendo:

Mi musa explota
es llama hierba viento agua aire y sol
estalla al orbe y en el orbe mismo que habito,
porque vivo para ti... ¡Oh, mi musa!

Mi musa ¡ explotas !
eres llama hierba viento agua aire y sol
estallas al orbe y en el orbe mismo
donde habitas porque tú, mi musa... vives en mí.

Mi musa ¡ estallas !
al sol, al aire, al agua, al viento
a la yerba que acaricias,
a la flama misteriosa de tu embrujo...

Hola, disculpe, ¿ hay alguien ahí, eh ?

Luego, transfigurando su rostro al punto de crear
un nuevo personaje en un abrir y cerrar de ojos
continua diciendo:
Ya entendí todo eso lo de las musas
y de que te estallan y te explotan
pero dime ¿ a qué todo este lío ?
si lo único que quiero es saber
la hora que sale la próxima
nave para Marte.

Ah... equivocado... las líneas cruzadas...
Ah, sí, ya veo... bueno...
¿ y puedes entonces seguir con tu poemita eh ?
ibas por la misteriosa flama de tu embrujo...

Hola, disculpe, ¿ hay alguien ahí, eh ?
Hola... Hola... Hola...

Entonces, desaparece de escena al momento
en que las luces del escenario muestran una mesa
con cuatro conferencistas frente al público, cautivo
para la disertación de Hella, Eleya, Eyael y Coiné
que sin más espera abordan el tema al lanzar
una pregunta que, fuera de escena, se escucha
decir la voz de Histrio:

¿Es la poesía un arte temporal o espacial o mixto?
¿Es probable que la proporción áurea, natural
de las artes espaciales, se aplique a las artes
temporales como en la música o el cine?

Hella:
Veamos que un niño es a la humanidad en la misma
proporción que lo es su padre, o su madre, pero cada
quien es responsable de su punto de tangencia,
sea, del momento en que va en movimiento.
Y en el actuar de la vida todo es movimiento,
y cada quien es responsable del "paso que da".
Muta porque vive y porque vive muta.
Veamos momentáneamente que la geometría
es un "estado de cuenta" del movimiento
que al próximo segundo puede estar mejorado
u obsoleto, que para el caso da igual.
La experiencia de la humanidad, puede decirse,
es proporcional al equipo que dejamos obsoleto
y al mejorado que estamos usando al momento.
Y esto lo digo con ánimo de iniciar un breve
análisis para responder a la pregunta:

¿ Es la poesía un arte temporal o espacial o mixto ?
¿ Es probable que la proporción áurea, natural
de las artes espaciales, se aplique a las artes temporales
como en la música o el cine, sea, al arte poética
propiamente dicho ?
Eleya:
Veamos, el artista evoca una magia que envuelve
en un círculo un mundo pleno, con su lente,
desde su óptica, y en ese mismo engarce
está el público que disfruta como fuente de luz
y el fin, o cometido, es mantenerse ambos,
en zona áurea.

Ellael:
Mucho tenemos que observar y ver a las llamadas
"Aves del Paraíso" que con juegos de amor ajustan
a la medida de los humanos, como similitudes
humanas en otra especie, en estas aves.
Nos hace recordar a Sibú, el dios cabécar
de los indios cabécares de Talamanca, Costa Rica
que se viste de ave para ofrendar sus enseñanzas
a las personas y, según su mitología,
vive en el país feliz que está en el futuro,
que se encuentra allá, tras el logro de la experiencia.

Todo está justo a la medida humana y ese todo
se va encontrando, "descubriendo" y utilizando
proporcionalmente al tiempo-vida de todos
y de cada quien.

La experiencia próxima inmediata es proporcional
a la velocidad del artefacto que use, lapicero
móvil o computadora. Si a mayor velocidad
llega a conviertirse en energía... aurea,
se quema o, en el escenario, el público
cree que se quema, como fénix.

Coyné:
Entonces, veamos la hipótesis que intenta
levantar la siguiente pregunta:

¿ Es probable que la proporción áurea, natural de las artes
espaciales, se aplique a las artes temporales
como en la música o el cine, en el arte poética ?

Viendo el todo como "desde un engendrado" matemático,
el individuo es proporcional, equidistancial y relativo
al otro punto de oro que siempre está en el poder
del expectante: El punto de vista del espectador,
vaya punto de oro...

El punto de oro del consumidor, que nosotros,
productores de comunicación, buscamos y deseamos
que el consumidor vea a partir "de solo engendrado",
la prueba matemática radica en un público encantado.
Hasta aquí me parece que hay tres aristas
en pro de la hipótesis de la pregunta.

Hella:
Bueno, hasta aquí el análisis y aún hay más.
Continuemos. Usemos de trampolín a las mismas
matemáticas a tercera potencia (sea, 3x3);
tres premisas, nueve a coincidencia, a máxima de luz
a una zona áurea predeterminada horas antes
por los encargados de producción en el show circense
del artista, del mago.

Diseñada y pensada la práctica deviene al oficio.
Todo se hace para y desde el punto de vista del público,
sus miles puntos de vista de "consumidor de zonas aúreas"
matematicamente equilibradas para hacerlas unirse
en un punto de tangencia, al punto "áurea-ange-lux".
Porque en todos los escenarios del mundo es punto
de tangencia lumínica hacia y al que encuadra a foco
el artista; siempre en movimiento, caracteriza
el movimiento que sigue y persigue al actuante
en funciones duales pero siempre en su favor, sea,
en función de quien actúa. Porque el que actúa
es un símil del público que, hace ver sus dones
ante su símil el público, la poética le infunde energía
anímica para comunicarse con sus seres similares,
aún más, les representa y se presenta ante ellos.
Y así en la fotografía, música, escultura, danza...
¡ oh la danza !

Eyael:
Inmersos en la métrica del ritmo, en fin,
vemos que la poesía por sí misma siempre se ajusta
en el tiempo; sea, ajustada a su propio ritmo
preside los tiempos... y entonces el binomio
espacio-tiempo nos da (en este caso, en el ritmo eh,
sin adentrarnos a la trilogía melodía-ritmo-armonía
que es la música) aristas convergiendo del actuante
hacia el público, devolviéndose a él y, retomándo
ambas caras de esta medalla (actuante y público),
como en un giro sin fin (en el "ad perpetuam rei
memoriam" que dure la escena, ya siglos;
o la noticia sin trasfondo del periódico de ayer)
independientemente que sea en la plástica
u otra manifestación.

Todo esto para entender de que en el "punto
de tangencia todo se mueve o premueve, ha moverse
o está presto a premoverse y se moverá
porque moviéndose está, como en la monadología
en que el punto de animación y energía
es la mónada misma.

Coiné:
Así la poesía... es lo que anima al ánima del humano
cuando al nacer grita; es actuante porque actúa,
tiene capacidad para hacer actos; actúa, vive, es,
está y, al ir viviendo, va siendo, va existiendo pleno,
es solplo divino o hálito de poesía su mónada
indivisible que gestó su móvil en nueve lunas.

En un principio aquel útero fue inmesurable universo;
hasta que le llega a ocupar en su totalidad y, por tal,
tiene que abandonarle; al hacerlo se encuentra
de narices con el soplo, el hálito poético que le lleva
a dejar de ser parásito, cautivo e ignorante, le convierte
en persona, la poesía le lleva a sentir y a hacer uso
de su propia espiritualidad .

Hella:
Del micro al macro, quizás algunas veces nos parece
obvio que la humanidad ha de llenar este hoyo
que llamamos universo, inmesurable ahora.
La Magna Grecia, viéndola como el pensamiento
griego filosófico resuelto, alcanzará el dominio
sobre el orbe; el niño alcanzará al gigante porque
él mismo es un gigante erguido sobre hombros
de gigantes (Isaac Newton) para poder mirar
y ver más lejos. Seguirá haciéndolo porque domina
la escritura, memoria de la humanidad.
En ella, la poesía es hálito engendrado para navegar
con mente, espíritu, y cuerpo sanos a lugares
a donde alcancen sus sueños (programaciones)
y aún hasta donde aún no se puede soñar (a falta de
información, con más información soñar es entonces
más sencillo) excepto por alma de poetisa y de poeta;
omito más detalles por lo vasto del tema.

Eyael:
Y es importante decir que no omitimos aseverar
lo que sabemos, que la poesía anima al ánima-animada
y brinda salud como cualidad contagiosa; que revierte
al ánima decaída, que llaman desanimada.
No hay ciencia que la encasille, la poesía es engendro
común en los humanos.

Pues claro... sí, somos entes matemáticos las premisas
caen sobre el engendrado como caen, a juicio del artista,
las cartas a la vista cuando el mago o artista ejerce
su poesía (en su porción de arte poética).

Lo sublime de la poética es la poesía, no es zona,
es sólo áurea, luz áurea con alma angelux, sea enviada,
nuncio, mensajera de luz o, simplemente poesía.

Eleya:
entonces, sigamos, ¿ Es probable que la proporción áurea,
natural de las artes espaciales, se aplique a las artes
temporales como en la música o el cine, el arte poética ?

Pues, sí, porque el individuo está presente, aún más,
es para quien se hace (hacemos) la producción.
Algunos cineastas de los primeros años del cine
coinciden en decir que "producir es como un hacer
un "flan" que incluye fotografía, música y demás artes
con uno o varios humanos compartiendo el punto de oro...
Con Charles Chaplin vemos, desde esta perspectiva,
todas las artes metidas en un sólo "flan".

Hella:
Y finalmente:
¿Es la poesía un arte temporal o espacial o mixto?

Es... simplemente... solamente... y llanamente... poesía.

Detengamos un momento a meditar que en nuestra
era espacial también vamos al reencuentro
con la Magna Grecia donde los dioses griegos
inmensamente terrenales, viven en el Olimpo
sin degradar al humano pero, creo que si a la poesía
se le pone algún sobrenombre o encasille un predicado,
se den razones y calidades de ella como un ciudadano
al mostrar su credencial... se etiquete con algún slogan
que logotipice la razón de ser de "algo"; me parece
que Polimnia, Erato y Calíope podrían molestarse y...
bueno, me es importante aclarar que esta acotación
obedece a una simple opinión de mi parte.

Coyné:
¿ Qué le habrá parecido este cuento a la persona que
quería saber la hora que sale la próxima nave para Marte ?

Histrio:
(esta vez caracteriza a una fémina muy juvenil, casi niña)
Hola... hay alguien ahí ?

Yo estoy un poco confundinda, saben.
¿ De seguro todos estamos en la hora áurea ?
¿ Qué no son esas las horas pico ?
Ya no recuerdo si venía o iba del Parthenon a Marte

¿ En torno a la poesía ?
todos sabemos que expande
al aura kriliana, la vuelve esbelta y coqueta.
Por eso a mí sí me parece probable
que la proporción áurea, natural de las artes espaciales,
se aplique a las artes temporales.

Disculpen...
se me cruzan las líneas (las de la cabeza)
pero creo que con arrojarnos al amor, no basta;
que me disculpe Afrodita...
y en un abrir y cerrar de ojos, la luz iluminó un detalle
del escenario al momento en que Histrio volvío a la escena,
visible justo en el proscenio para decirnos con actitud
y voz de presentador o maestro de ceremonias:
Pasemos ahora a un ligero refrigerio para entrar,
posteriormente, a una sesión de preguntas
o consultas
que tengan a bien hacer a los expositores
Hella, Eleya, Eyael y Coyné. Gracias, gracias...


© Concesiones por utilización y derechos Copia/Autor, o bien, por comercio, trabajo, producción o estudio escriba a lectorias@lectorias.net
© Hannia Hoffmann © Eric Diazserrano