Histrio... El personaje había calado tanto
en su diario vivir y quehacer que prefería no recordar
su verdadero nombre, excepto para asuntos legales



Eric Díazserrano

Histrio

El personaje había calado tanto
en su diario vivir y quehacer que prefería no recordar
su verdadero nombre, excepto para asuntos legales;
su nombre usual era, y es, Histrio, en el escenario
y en su vida cotidiana. Gran parte de su filosofía
de vida consistía en ver y entender, a su manera,
que la vida y la muerte son tan importantes
que no tiene sentido sufrirlas en vano, sobretodo
algunas veces decía, no existe ninguna ventaja
en engañarnos a nosotros mismos aún teniendo
inmensas riquezas con muchos sirvientes
y los mejores manjares, solo haz de verlos,
disfrutarlos y gozarlos con los ojos abiertos,
muy abiertos al alma y a la vida para hacer caso
omiso de la muerte; diviértete... es lo sano.
Quizás, para quienes le observan en su diario
quehacer como actor insigne su máximo lema
es "compartir"; todo, sus experiencias, conocimientos,
su ánimo de colaborar diariamente con el bien social
en un trabajo que le deleita porque le hace ser suyo,
los muchos mensajes que transmite detrás
de sus muchas máscaras de los muchos personajes
que interpreta, algunas veces de improviso o bien,
adaptándose a guiones previamente escritos
que le encomiendan o que escribe con orientación
al bien común. En muchas ocaciones conviene
en elenco junto con Hella, Eleya, Eyael y Coiné
en disertaciones que llama para público cautivo;
que llevan a cabo en empresas y en trasmisiones
que hacen desde sus propios medios de comunicación
como aquella que llaman Aurealux, en la que Histrio
abre la sesión en un recodo del escenario
medianamente iluminado y enfocado en él, diciendo:

Mi musa explota
es llama hierba viento agua aire y sol
estalla al orbe y en el orbe mismo que habito,
porque vivo para ti... ¡Oh, mi musa!

Mi musa ¡ explotas !
eres llama hierba viento agua aire y sol
estallas al orbe y en el orbe mismo
donde habitas porque tú, mi musa... vives en mí.

Mi musa ¡ estallas !
al sol, al aire, al agua, al viento
a la yerba que acaricias,
a la flama misteriosa de tu embrujo...

Hola, disculpe, ¿ hay alguien ahí, eh ?

Luego, transfigurando su rostro al punto de crear
un nuevo personaje en un abrir y cerrar de ojos
continua diciendo:
Ya entendí todo eso lo de las musas
y de que te estallan y te explotan
pero dime ¿ a qué todo este lío ?
si lo único que quiero es saber
la hora que sale la próxima
nave para Marte.

Ah... equivocado... las líneas cruzadas...
Ah, sí, ya veo... bueno...
¿ y puedes entonces seguir con tu poemita eh ?
ibas por la misteriosa flama de tu embrujo...

Hola, disculpe, ¿ hay alguien ahí, eh ?
Hola... Hola... Hola...

Entonces, desaparece de escena al momento
en que las luces del escenario muestran una mesa
con cuatro conferencistas frente al público, cautivo
para la disertación de Hella, Eleya, Eyael y Coiné
que sin más espera abordan el tema al lanzar
una pregunta que, fuera de escena, se escucha
decir la voz de Histrio:

¿Es la poesía un arte temporal o espacial o mixto?
¿Es probable que la proporción áurea, natural
de las artes espaciales, se aplique a las artes
temporales como en la música o el cine?

Hella:
Veamos que un niño es a la humanidad en la misma
proporción que lo es su padre, o su madre, pero cada
quien es responsable de su punto de tangencia,
sea, del momento en que va en movimiento.
Y en el actuar de la vida todo es movimiento,
y cada quien es responsable del "paso que da".
Muta porque vive y porque vive muta.
Veamos momentáneamente que la geometría
es un "estado de cuenta" del movimiento
que al próximo segundo puede estar mejorado
u obsoleto, que para el caso da igual.
La experiencia de la humanidad, puede decirse,
es proporcional al equipo que dejamos obsoleto
y al mejorado que estamos usando al momento.
Y esto lo digo con ánimo de iniciar un breve
análisis para responder a la pregunta:

¿ Es la poesía un arte temporal o espacial o mixto ?
¿ Es probable que la proporción áurea, natural
de las artes espaciales, se aplique a las artes temporales
como en la música o el cine, sea, al arte poética
propiamente dicho ?
Eleya:
Veamos, el artista evoca una magia que envuelve
en un círculo un mundo pleno, con su lente,
desde su óptica, y en ese mismo engarce
está el público que disfruta como fuente de luz
y el fin, o cometido, es mantenerse ambos,
en zona áurea.

Ellael:
Mucho tenemos que observar y ver a las llamadas
"Aves del Paraíso" que con juegos de amor ajustan
a la medida de los humanos, como similitudes
humanas en otra especie, en estas aves.
Nos hace recordar a Sibú, el dios cabécar
de los indios cabécares de Talamanca, Costa Rica
que se viste de ave para ofrendar sus enseñanzas
a las personas y, según su mitología,
vive en el país feliz que está en el futuro,
que se encuentra allá, tras el logro de la experiencia.

Todo está justo a la medida humana y ese todo
se va encontrando, "descubriendo" y utilizando
proporcionalmente al tiempo-vida de todos
y de cada quien.

La experiencia próxima inmediata es proporcional
a la velocidad del artefacto que use, lapicero
móvil o computadora. Si a mayor velocidad
llega a conviertirse en energía... aurea,
se quema o, en el escenario, el público
cree que se quema, como fénix.

Coyné:
Entonces, veamos la hipótesis que intenta
levantar la siguiente pregunta:

¿ Es probable que la proporción áurea, natural de las artes
espaciales, se aplique a las artes temporales
como en la música o el cine, en el arte poética ?

Viendo el todo como "desde un engendrado" matemático,
el individuo es proporcional, equidistancial y relativo
al otro punto de oro que siempre está en el poder
del expectante: El punto de vista del espectador,
vaya punto de oro...

El punto de oro del consumidor, que nosotros,
productores de comunicación, buscamos y deseamos
que el consumidor vea a partir "de solo engendrado",
la prueba matemática radica en un público encantado.
Hasta aquí me parece que hay tres aristas
en pro de la hipótesis de la pregunta.

Hella:
Bueno, hasta aquí el análisis y aún hay más.
Continuemos. Usemos de trampolín a las mismas
matemáticas a tercera potencia (sea, 3x3);
tres premisas, nueve a coincidencia, a máxima de luz
a una zona áurea predeterminada horas antes
por los encargados de producción en el show circense
del artista, del mago.

Diseñada y pensada la práctica deviene al oficio.
Todo se hace para y desde el punto de vista del público,
sus miles puntos de vista de "consumidor de zonas aúreas"
matematicamente equilibradas para hacerlas unirse
en un punto de tangencia, al punto "áurea-ange-lux".
Porque en todos los escenarios del mundo es punto
de tangencia lumínica hacia y al que encuadra a foco
el artista; siempre en movimiento, caracteriza
el movimiento que sigue y persigue al actuante
en funciones duales pero siempre en su favor, sea,
en función de quien actúa. Porque el que actúa
es un símil del público que, hace ver sus dones
ante su símil el público, la poética le infunde energía
anímica para comunicarse con sus seres similares,
aún más, les representa y se presenta ante ellos.
Y así en la fotografía, música, escultura, danza...
¡ oh la danza !

Eyael:
Inmersos en la métrica del ritmo, en fin,
vemos que la poesía por sí misma siempre se ajusta
en el tiempo; sea, ajustada a su propio ritmo
preside los tiempos... y entonces el binomio
espacio-tiempo nos da (en este caso, en el ritmo eh,
sin adentrarnos a la trilogía melodía-ritmo-armonía
que es la música) aristas convergiendo del actuante
hacia el público, devolviéndose a él y, retomándo
ambas caras de esta medalla (actuante y público),
como en un giro sin fin (en el "ad perpetuam rei
memoriam" que dure la escena, ya siglos;
o la noticia sin trasfondo del periódico de ayer)
independientemente que sea en la plástica
u otra manifestación.

Todo esto para entender de que en el "punto
de tangencia todo se mueve o premueve, ha moverse
o está presto a premoverse y se moverá
porque moviéndose está, como en la monadología
en que el punto de animación y energía
es la mónada misma.

Coiné:
Así la poesía... es lo que anima al ánima del humano
cuando al nacer grita; es actuante porque actúa,
tiene capacidad para hacer actos; actúa, vive, es,
está y, al ir viviendo, va siendo, va existiendo pleno,
es solplo divino o hálito de poesía su mónada
indivisible que gestó su móvil en nueve lunas.

En un principio aquel útero fue inmesurable universo;
hasta que le llega a ocupar en su totalidad y, por tal,
tiene que abandonarle; al hacerlo se encuentra
de narices con el soplo, el hálito poético que le lleva
a dejar de ser parásito, cautivo e ignorante, le convierte
en persona, la poesía le lleva a sentir y a hacer uso
de su propia espiritualidad .

Hella:
Del micro al macro, quizás algunas veces nos parece
obvio que la humanidad ha de llenar este hoyo
que llamamos universo, inmesurable ahora.
La Magna Grecia, viéndola como el pensamiento
griego filosófico resuelto, alcanzará el dominio
sobre el orbe; el niño alcanzará al gigante porque
él mismo es un gigante erguido sobre hombros
de gigantes (Isaac Newton) para poder mirar
y ver más lejos. Seguirá haciéndolo porque domina
la escritura, memoria de la humanidad.
En ella, la poesía es hálito engendrado para navegar
con mente, espíritu, y cuerpo sanos a lugares
a donde alcancen sus sueños (programaciones)
y aún hasta donde aún no se puede soñar (a falta de
información, con más información soñar es entonces
más sencillo) excepto por alma de poetisa y de poeta;
omito más detalles por lo vasto del tema.

Eyael:
Y es importante decir que no omitimos aseverar
lo que sabemos, que la poesía anima al ánima-animada
y brinda salud como cualidad contagiosa; que revierte
al ánima decaída, que llaman desanimada.
No hay ciencia que la encasille, la poesía es engendro
común en los humanos.

Pues claro... sí, somos entes matemáticos las premisas
caen sobre el engendrado como caen, a juicio del artista,
las cartas a la vista cuando el mago o artista ejerce
su poesía (en su porción de arte poética).

Lo sublime de la poética es la poesía, no es zona,
es sólo áurea, luz áurea con alma angelux, sea enviada,
nuncio, mensajera de luz o, simplemente poesía.

Eleya:
entonces, sigamos, ¿ Es probable que la proporción áurea,
natural de las artes espaciales, se aplique a las artes
temporales como en la música o el cine, el arte poética ?

Pues, sí, porque el individuo está presente, aún más,
es para quien se hace (hacemos) la producción.
Algunos cineastas de los primeros años del cine
coinciden en decir que "producir es como un hacer
un "flan" que incluye fotografía, música y demás artes
con uno o varios humanos compartiendo el punto de oro...
Con Charles Chaplin vemos, desde esta perspectiva,
todas las artes metidas en un sólo "flan".

Hella:
Y finalmente:
¿Es la poesía un arte temporal o espacial o mixto?

Es... simplemente... solamente... y llanamente... poesía.

Detengamos un momento a meditar que en nuestra
era espacial también vamos al reencuentro
con la Magna Grecia donde los dioses griegos
inmensamente terrenales, viven en el Olimpo
sin degradar al humano pero, creo que si a la poesía
se le pone algún sobrenombre o encasille un predicado,
se den razones y calidades de ella como un ciudadano
al mostrar su credencial... se etiquete con algún slogan
que logotipice la razón de ser de "algo"; me parece
que Polimnia, Erato y Calíope podrían molestarse y...
bueno, me es importante aclarar que esta acotación
obedece a una simple opinión de mi parte.

Coyné:
¿ Qué le habrá parecido este cuento a la persona que
quería saber la hora que sale la próxima nave para Marte ?

Histrio:
(esta vez caracteriza a una fémina muy juvenil, casi niña)
Hola... hay alguien ahí ?

Yo estoy un poco confundinda, saben.
¿ De seguro todos estamos en la hora áurea ?
¿ Qué no son esas las horas pico ?
Ya no recuerdo si venía o iba del Parthenon a Marte

¿ En torno a la poesía ?
todos sabemos que expande
al aura kriliana, la vuelve esbelta y coqueta.
Por eso a mí sí me parece probable
que la proporción áurea, natural de las artes espaciales,
se aplique a las artes temporales.

Disculpen...
se me cruzan las líneas (las de la cabeza)
pero creo que con arrojarnos al amor, no basta;
que me disculpe Afrodita...
y en un abrir y cerrar de ojos, la luz iluminó un detalle
del escenario al momento en que Histrio volvío a la escena,
visible justo en el proscenio para decirnos con actitud
y voz de presentador o maestro de ceremonias:
Pasemos ahora a un ligero refrigerio para entrar,
posteriormente, a una sesión de preguntas
o consultas
que tengan a bien hacer a los expositores
Hella, Eleya, Eyael y Coyné. Gracias, gracias...


© Concesiones por utilización y derechos Copia/Autor, o bien, por comercio, trabajo, producción o estudio escriba a lectorias@lectorias.net
© Hannia Hoffmann © Eric Diazserrano