Ciudades de Costa Rica: orden alfabético



Tipilambi; circunstancias básicas del desenvolvimiento intelectual, infancia, adolescencia, tradiciones


Alajuela, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Un tipo de piedra llamado laja
dió nombre al río de La Lajuela,
lo que vino, a la postre en el vaivén
del idioma, a llamarse Alajuela.

Su primer nombre fue "el paso
de La Lajuela"; en 1777
se le denominó Partido de La Lajuela
y aunque en 1798 se bautizó
como "Villa Hermosa", este nombre
no duró mucho tiempo pues,
los vecinos le siguieron llamando
La Lajuela y, en el vaivén de idioma,
en el tiempo unánimente convino en Alajuela.

El monumento a Juan Santamaría
Héroe nacional, quien destacara
en la Batalla de Rivas, Nicaragua,
en el enfrentamiento armado contra
los esclavistas de William Walker
y sus filibusteros en 1856,
se encuentra en esta ciudad,
su pueblo natal.


En Alajuela se ubica tambíén
un Aeropuerto internacional.
Esta terminal aérea lleva
el nombre de Juan Santamaría.

Otro hombre nacido en Alajuela
y que figura en la historia
de la república es Gregorio Jose Ramírez.
Ramírez marchó contra los imperialistas
de la entonces Ciudad Capital Cartago,
en defensa de la república.

En este hecho, Cartago perdió su rango
de capital y en su lugar pasó a serlo
la Ciudad de San José.

Ramírez una vez solucionada la crisis
volvió a su casa y entregó el poder
a los republicanos. +




Alajuelita, Provincia de San José
Del pueblo y su historia:

El diminutivo de un tipo de piedra llamado "laja" y de ahí en forma despectiva "lajuela" dió el nombre a este lugar. Los primeros colonos distinguieron al lugar como La Lajuelita y, con el paso del tiempo del habla popular fusionó Lalajuelita y finalmente: Alajuelita (en forma similar -por dicho popular- se dió también en la ciudad, cantón y Provincia Alajuela.

El Jefe de estado Braulio Carrillo, cosechaba frijoles en su finca de Alajuelita, mientras Vicente Villaseñor firmaba en el Pacto del Jocote, la entrega de Costa Rica al salvadoreño Francisco Morazán, al que después único caso en la historia de Costa Rica) el pueblo lincharía en el Parque Central de San José, por decir ser unionista y convertirse en dictador.

Antaño fueron famosas las largas caravanas de carretas cargadas con romeros que rendían homenaje al Santo Cristo Negro de Esquipulas. En uno de los cerros se encuentra la célebre Cruz de Alajuelita reconocida diariamente desde la Ciudad de San José, principalmente en las noches pues destaca su luminosidad. +





Barva, Provincia de Heredia
Del pueblo y su historia:

Se refiere al nombre del cacique indígena
Barva, asi como a sus dominios
que incluyen al que fuera llamado
Valle de Barva o Valle del Cacique Barva.


En 1613 se erigió San Bartolomé
de Barva, pero en 1824, los vecinos
decidieron cambiar de santo y se erigió
como Asunción de Barva.


El terremoto de 1888 dejó a la iglesia
en ruinas, con la imagen de la santa
vuelta de espaldas en su altar
y la de San Bartolomé permaneció
erguida, sobre las ruinas
en "actitud protectora".


Los vecinos interpretaron esto como que,
la santa, resentida por el desprecio
del pueblo con el santo,
les había dado la espalda;
mientras el santo permanecía incólume,
aunque le hubiesen despreciado,
amparándolos ante la tragedia.


Desde entonces las fiestas
de San Bartolomé son muy lucidas
con su tradicional baile nocturnal
hasta la diana con la gente en ambiente
festivo por las calles,
con música criolla,
en donde impera la diversión.

Barva es cuna de artistas y artesanos famosos por su talla en madera y su aire pueblerino que cautiva por sus rescoldos coloniales. +




Belén, Provincia de Heredia.
Del pueblo y su historia:

Un 24 de diciembre, Monseñor Anselmo Llorente dio misa en la Villa de San Antonio y luego marcho a su destierro, al ser expulsado por el gobierno del país. Un año después, a su regreso, volvió a dar misa en el mismo lugar y también un 24 de diciembre. Fue ahí cuando los vecinos determinaron el nombre Belén para su cantonato.

Belén es lugar de inmensos mantos de agua subterránea que abastece (incluso) a la población de Puntarenas, pues cuando se construyó el Ferrocarril se sealizó también el acuaducto.

Con hoteles de 5 o más estrellas y clubes lujosos y privados, Belén es también una zona industrial con ya pocas minifincas agrícolas.

Aquí existió un sesteo para carreteros que traían sus carretas armoniosamente pintadas y cargadas con café. Aqui descansaban pernoctando en su ruta hacia el puerto de Puntarenas.

En el camino carretero, los convoyes de carretas van o vienen del puerto, desfilan al paso lento de los tiros de los bueyes. J. Laferriere (1877)

Es curioso ver el desfile nocturno de carretas llenas de gente y cada boyero con su linterna encendida. José Chavarria (1869)

Se prohíbe a los boyeros llevar el chuzo atravesado de modo que puedad ambarazar el transito de las demás personas. Presidente J.M.Castro M. (1854).

El tráfico de carretas es constante. Se trata de una verdadera carretera en donde transitan gran cantidad de de gente en carretas. Antony Trollope 1848.

El sonido de la carreta depende de las maderas empleadas en sus ruedas. El carpintero logra un conjunto musical sonoro que guste (al cliente) al boyero. Luis Barahona (1954)

No habían, ni hay, dos carretas pintadas iguales. Emilia Prieto (1978)

Llama la atención la geometría artística (pintada) en la rueda. Yolanda Oreamuno (1938).

En Costa Rica cantan los carreteros y las carretas van pintadas como lapas. Ernesto Cardenal (1972)

Era un gusto escuchar la música de aquellas carretas cuando se encaminaban juntas dos o tres. Urías Céspedes (1975).

La carreta en la literatura:

Cuando el día ya no es día
y la noche aun no llega
-perfiles desdibujados,
cielo azul de luces trémulas-
por las rutas el ensueño
van rodando las carretas.
Julián Marchena)

De pronto se oyó un chirrido
me puse a parar l'oreja
y vide que en el camino
sola andaba una carreta.
Aquileo J. Echeverría.

Vo'a vender mis güeyes:
mis güeyes tan mansos,
mu yunta tan güena;
güesiyos asina
que va pa'que nunca
guelva a encontrar otros
en toda la tierra.
Domitilo Abarca

Igual que yunta'e bueyes
unidos por el yugo de un gran amor,
jalamos la carreta de las ilusiones...
hasta morir.
Olegario Mena Barrantes, nombre del personaje de la radio y la televisión a mediados y finales del siglo XX. Su nombre: José Antonio Gutiérrez. +




Buenos Aires, Provincia de Puntarenas
Del pueblo y su historia:

Era sitio conocido como "Hato Viejo" cuando Pedro Calderón, en 1860, firmó un contrato con el gobierno de la república para abrir un camino hacia la Zona Sur. En el transcurso de la obra Don Pedro (que así le llamaban) decidió que aquel era el lugar ideal para vivir, el lugar ideal para "hechar raíces".

Entonces prefirió llamar al lugar de otra manera, un poco más "acorde" a lo que buscaba o anhelaba.

Buenos Aires se ubica en la llanura del río Térraba desde donde se divisa la gran Cordillera de Talamanca; lugar en donde habitan varios conglomerados índígenas En la cercanía de Buenos Aires conviven bibris y cabécares, en los poblados de Ujarrás, Salitre, Cabagra, Térraba, Boruca y otras reservas indígenas.

El Río Grande de Térraba atraviesa el cantón. Mucho del tránsito automotor se debe a que la carretera conduce hacia la frontera con Panamá.

El 19 de abril se celebra el día del índígena, en la fiesta Kagrú Ro Igüi lo que significa algo así como "día de muchos diablitos".

Llama la atención en esta celebración un juego que representa la derrota del español ante la astucia del indio.

El español es un fantoche en forma de toro y "los diablitos" son indígenas que llevan máscaras hechas de madera.

Un jefe (o diablo mayor) dirige este juego en que se vale todo. Zancadillas, latigazos, trampas, empujones, pero no se hacen daños como para lamentar. aunque si raspones en la piel y alguno que otro golpe (similares a un partido de futbol ligeramente disputado).

Fantoches con figura femenina visualizan a la mujer en momentos de batalla. Finalmente los diablitos atrapan al toro y queman al español con lo que da inicio la fiesta. El juego dura varias horas. Antes de 1979 los indios no dormían desde la víspera y pasaban toda la noche tomando chicha (licor) de maíz.

Pero a partir de el año 1979 el programa de televisión Costa Rica es así producido por Eric Díazserrano denunció la existencia de cuadros de alcoholismo profundamente marcados entre estos indígenas por lo que las autoridades intervinieron y, para complacer mejor al turista, en la actualidad el juego está a cargo de niños y jóvenes indígenas. +





Cañas, Provincia de Guanacaste
Del pueblo y su historia:

Cañas bravas eran usadas en la construcción de casas de adobes o bahareque; y... había que ir a donde hubieren las mejores cañas.

Cañas es importante zona de paso entre los lugares circumvecinos. Es terreno llano y bajura que refresca el rio Bebedero en un paisaje pintoresco.

La salida de Cañas al rio Tempisque es uno de los lugares que más agrada al transeunte. +




Carrillo, Filadelfia. Provincia Guanacaste
Del pueblo y su historia:

Carrillo, del apellido de Braulio Carrillo, el estadista férreo de los costarricenses.

La Ciudad de Filadelfia se asienta en donde fue el poblado sietecueros nombre tomado (o dado por) el árbol sietecueros que fuera famoso en el lugar.

Carrillo está asentado propiamente en la bajura y es terreno llano en donde, a manera de rescoldo, habita el típico sabanero que arrea ganado.

El río Tempisque o Zapandí a su paso por Filadelfia es famoso por sus pozas y refugios naturales de vida silvestre propia del bosque tropical seco del Pacífico.

El turismo es la vida de los habitantes de Bahía Culebra. Playas de suave oleaje y de tanta magnificencia escénica como las Playas de Panamá o Playas Del Coco.

En tiempos coloniales las familias "rancias" emparentadas con liberianas y cruceñas (de Liberia y Santa Cruz, Guanacaste) sus pueblos vecinos; solían bailar los famosos "tambito" y "son suelto" conocidos ritmos de los bailes guanacastecos.

El Zapateado y la Botijuela remembran el criollismo de una época casi "baldía", como ausente en la historia. En forma similar en la mezcla del baile de postín popular y dicharachero llamado "El Baile de El Torito"; es ella quien "torea" a su enamorado en público, mientras que, el "Baile del Pavo" lo protagoniza aquel quien, no teniendo pareja para bailar, baila con la escoba o con un banco a la espera de un silencio musical que marca la obligatoriedad de hacer un "cambio de pareja". Esta es la tierra del quijongo y su quijonguero y del Grupo Folclórico Zapandí Magda Medina. +




Cartago. Provincia de Cartago
Del pueblo y su historia:

La Ciudad Cartago se sitúa a 24 km al sureste de la Ciudad San José en las faldas del Volcán Irazú. La muy noble y leal ciudad según reza su emblema colonial dado por el Rey de España. Fue la Nueva Cartago de los tiempos de la colonia Capital de la Provincia de Costa Rica y primera capital de la república hasta el año 1823, en que, tras la primera confrontación civil la hizo plegarse al mando republicano y en su lugar, la Ciudad San José, fue declarada Capital de la República.

El Colegio de San Luis Gonzaga es la casa de enseñanza secundaria más antigua del país y la Universidad Instituto Tecnológico es la más importante institución de Costa Rica en el aprendizaje de tecnologías. En la periferia oeste existe una zona con parques industriales y el Ayuntamiento es también el más antiguo del país desde la fundación en el año 1563 por Juan Vázquez de Coronado como capital de la Gobernación de Nueva Cartago y Costa Rica.

Es así como la Ciudad Cartago se le reconoce como la Vieja Metrópoli y por su entorno climático de neblinas invernales es llamada la Ciudad de las Brumas y, a manera de gentilicio, se les llama brumosos y brumosas a los seguidores del Club Sport Cartaginés su principal club de futbol.

En tiempos de la colonia los indígenas fueron confinados a vivir en lo que denominaron la Puebla de los Pardos y, posteriormente, las autoridades religiosas dieron por nombre la Puebla de los Ángeles, con devoción a la Virgen de los Ángeles, donde hoy se afinca la Basílica de Los Ángeles famosa porque cada dos de agosto es el centro de mayor peregrinación de fieles católicos. En época precolombina los indígenas ya celebraban esta peregrinación como el culto a Cuculcán en festividad a la agricultura pues, cada ocho años, el dos de agosto, el Planeta Venus aparece visible en el mismo lugar.

La Leyenda de Iztarú

Al norte de Cartago se encuentra el Cantón y barrio Oreamuno, resguarda una historieta que trasciende más allá de la leyenda pues, algunas investigaciones relacionadas con datos históricos precolombinos revelan la procedencia del nombre del Volcán Irazú.

Esta leyenda da cuenta que Iztarú, hija del cacique de Coo fue llevada a la cima del volcán y ofrendada en sacrificio ante su dios, para detener la furia del Cacique de Guarco (hoy Cantón de Guarco, colindante con el centro de Cartago), Gran Señor de Purrupura.

En el libro Tipilambi de Eric Díazserrano (visible en lectorias.net/tipilambi) da cuenta que tal leyenda nos dice que, Iztarú, al ser lanzada al volcán hizo estallar la tierra, y con ella a toda la gran montaña... y todos los pueblos de todos los confines de Nolpopocayán (nombre nahua que identificaba a la América Central) sintieron la furia de Iztarú.

Entonces Guarco, el Gran Guarco, lloró... Lloró al ver sus tierras cubiertas de ceniza mientras su población nadaba y quedaba atascaba en el lodazal. Ante tal fenómeno, la leyenda dice que Guarco prometió y cumplió la paz. En tierras de Coo se sintió un simple temblor de tierra, y continúa diciendo que desde entoces la vida siempre floreció en Aquitava, Churruca, Chicagres y Chumazara en Tatiscú.

Lo interesante del caso es que el terremoto precolombino reventó un cráter, llamado hoy El Reventado y, además, formó una avenida conocida actualmente como Río Reventado. Vale destacar que un suceso similar aconteció en el año 1963. En ese año el Volcán Irazú entró en erupción y disparó lodo y ceniza como nunca esta población postcolombina había visto o había sido testigo. Ese día sucumbieron las poblaciones de Taras y de El Tejar de El Guarco a causa del lodazal . Y no sólo eso; la erupción del Volcán Irazú cubrió de ceniza la ciudad de San José y dañó, en grandes proporciones, los sembradíos y cultivos del Valle Central de Costa Rica.

Aún muchos años después, abuelas y abuelos hablaban a sus hijos y nietos sobre la magnitud de este suceso y se referían a este fenómeno natural como catastrófico para la economía nacional y, desde luego, para los pobladores que perdieron todos sus haberes y en muchos casos, sus vidas. +




Colón, Mora, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Pacacua fue el conglomerado indígena de este lugar y Coquiba su cacique. Junto con Aserrí y Curridabat fueron las tres poblaciones indígenas más grandes del Valle Central de Costa Rica al momento de la llegada de Cristóbal Colón.

En 1883, Pacacua fue declarado cantón y para entonces los vecinos optaron por llamarle Cantón de Mora, en recuerdo de dos beneméritos a la patria: Juan Mora Fernández, quien fuera nombrado como Primer Jefe de Estado al momento de la independencia de España (1821); y de Juan Rafael Mora Porras, Presidente de la República que comandó las tropas que dieron como resultado la expulsión de los filibusteros de William Walker en la guerra de 1856, detalle al que hace referencia el Monumento Nacional situado en el Parque Nacional en la Ciudad capital San José.

Mora Porras fue comerciante y luego diputado al congreso, vicepresidente y presidente de la República de Costa Rica cuando se convirtió en Director heroico de la Campana de 1856. +




Coronado (Vázquez de), Provincia San José
Del pueblo y su historia:

El nombre proviene del conquistador Juan Vazquez de Coronado, Capitán español originario de Salamanca, miembro del Cabildo de Santiago de los Caballeros de Guatemala, Alcalde Mayor de la Nueva Cartago y la Costa Rica y finalmente Gobernador de esta provincia.

Pero los costarricenses conocen a este lugar simplemente como Coronado.

Se considera que más del 60% (en toda la historia del país) de sus descendientes han ocupado puestos de diputados, gobierno y puestos intermedios burocráticos.

Caudillo notable por su inteligencia, actividad y energía, deíndole generosa y compasiva en el trato principalmente con los indígenas, a los que hizo sus aliados en forma pacífica.

Por la antigua carretera
que pisaron mis abuelos,
bajaba yo a San José
"en ancas" de algún lechero.

Los cascos majan mi alma
al trotar por mi recuerdo,
entre cuatro tarros limpios
y el silvar de los lecheros

Oh! desfile de jinetes
camino real de mi pueblo,
por Ipís les dice el alba
"buenos días caballeros"
la capital les espera
con paladar de becerro.
Van en mangas de camisa
abombada por el viento
alón sombrero de pita
refresca sus pensamientos
y les ciñe la cintura
una ancha faja decuero.

A la ciudad capital
han llegado tempraneros
por el Paso de la Vaca,
Santa Lucía, Barrio México,
Plaza Víquez, Otoya, Aranjuez,
Chileperro; por todas partes expanden
el necesario alimento,
mientras tanto en San Isidro,
siempre aguardan el regreso,
las aguas de los arroyos
y las cenizas del fuego;
para darles a los tarros
la brillantez del aseo.

En la Ciudad Coronado sobresale su iglesia, magna obra de la arquitectura costarricense. +




Coto Brus, San Vito, Provincia Puntarenas
Del pueblo y su historia:

El nombre de Coto Brus
proviene de una región indígena,
un valle, un río y un cacicazgo.

Couto fue el nombre del río
y de su numeroso pueblo indígena.
Brus o Brusí fue el nombre del valle.

A su llegada el conquistador
Vazquez de Coronado,
intervino para pacificar
una rencilla local, al rescatar
y poner libre a Dulcehé, hermana
de Corrohore, el cacique de Quepo
(ver Quepos) sellando la paz los dos pueblos.

La sociedad italiana de colonización
agrícola y varios costarricenses
abrieron la montaña, fundaron
y poblaron este lugar en 1951.

El cultivo del café influyó
en San Vito de manera similar
al desarrollo de Costa Rica
en el siglo XIX. Esto es en relación
con el desenvolvimiento económico
de la región.

El clima permite el desarrollo
desde los cultivos de café
a variadas flores tropicales.
La biodiversidad del lugar
es estudiada y admirada
por muchos visitantes. +




Curridabat. Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Localizado al este y sureste (en el mapa) de San Pedro de Montes de Oca, Curridabat es zona de gran auge comercial.
La procedencia del nombre "curridabat" es interesante por lo interpretativo: Se trata de monosílabos indígenas que al ser pronunciados juntos pueden significar en castellano "sitio o lugar del gobernador".

Curridabat es también, entonces, el apelativo de quien gobierna; en este caso del Cacique "Curriabá" como decían los españoles.

Curridabat, Aserrí y Pacacua fueron las tres más grandes poblaciones indígenas durante la conquista española.

Curridabat forma parte (junto con otras diez poblaciones) del anillo urbano de la Ciudad San José. +





Desamparados, Provincia de San José
Del pueblo y su historia:

En el año 1821 se construyó un oratorio religioso en el lugar conocido como Dos Cercas. El nombre provenía de la circunstancia de dos cercas que bordeaban la única calle (o camino que conducía -aún hoy- al poblado vecino de Aserri).

El cura jósé María Esquivel obsequíó una imagen de la virgen de los desamparados y, posteriormente, en declaración jurada, los vecinos acogieron este nombre para el porvenir y el progreso del pequeño poblado de Dos Cercas.

Desamparados hoy, en una amplia zona que conforma parte del anillo urbano de la Ciudad San José; es lugar densamente poblado. Gente de un millar de pueblos emigró hasta aquí.

Aquí nació y vivió el educador Joaquín García Monge, productor de la revista literaria Repertorio Americano cuyos ejemplares se encuentran en uno de los museos de la localidad. +




Dota, Provincia de San José
Del pueblo y su historia:

Dóbota es vocablo indígena que puede traducirse como "cima hasta donde llegan las aves". Cantón de gran extensión territorial debido principalmente a sus muchos "quiebres y recovecos" de sus montañas; situado en la Cordillera de Talamanca.

De altos cerros como el Buena Vista, muchos riachuelos y rios como el Parrita.

Cultivos dé café y clima fresco con pesca de truchas en el camino a Copey, pintoresco pueblito de la serranía.

En los últimos años algunos lugareños han tenido un fuerte desarraigo por lo que, muchos han emigrado hacia los Estados Unidos en busca de mejores condiciones de trabajo y con el ánimo de volver con dólares. Y algunos han vuelto... transculturados. Madres, padres e hijos con puntos de vista diamentralmente opuestos a quienes regresan y, tras breve estancia se ven asaltados por la visión sofocante de volver al norte para llevar otro "estilo de vida". No obstante, al paso del tiempo "se aclimatan según el decir popular, y si no, pues... se van". +





El Guarco, El Tejar, Provincia Cartago
Del pueblo y su historia:

Guarco fue el indio rey de reyes, Señor y Cacique de Purrupura.

En tiempos de la colonia la Provincia de El Guarco abarcó los pueblos indígenas Acsarí, Xoca, Oroxi, Xaratsí, Corroscí, Coo, Oticara y Turrialba.

Una leyenda cuenta que Iztarú hija del Cacique Coo, fue sacrificada en el Volcan (hoy Volcán Irazú), para apaciguar la ira de Guarco.

El volcan estalló (terremoto precolombino) y lanzó lava e inundó en lodo las tierras de Gran Señor de Purrupura.

Ante tal sacrificio y con sus cultivos perdidos Guarco no volvió a molestarle jamás.

Con ese lodo habrían de construirse, dos siglos después, las famosas tejas tejarenas (de El Tejar) que menciona el poeta Aquileo Echeverría. +




Escazú, Provincia de San José
Del pueblo y su historia:

El nombre de la población son voces indígenas que significa "lugar de descanzo" dado que "izca" puede traducirse como sesteo y "tzu" como sitio o lugar.

Izcatzú era un lugar situado en la ladera o "pecho del cerro" que los indios usaban para pernoctar en sus largas caminatas a la costa. Era lugar de muchos senderos llamados trillos (que algunos son calles de hoy) que todos conducían al mismo lugar: a Izcatzú (cuadrantes alrededor del parque).

Escazú guarda huellas coloniales con remembranzas de sombrero de paja, faja ancha y pañuelo al cuello; aunque, esas personas se han ido ya, con la misma velocidad con la que avanza este milenio.

La población está anclada en la falda del Macizo del Cedral y detrás destaca la imponente mole del Cerro Pico Blanco, lugar que agrada a los montañistas.

Varias leyendas dieron a Escazú el nombre de ciudad de las brujas.

Escazú conforma una de las poblaciones urbanas de la Ciudad de San José, y aunque la mayoría de las construcciones son de corte novedoso, existen algunas casas de adobe iguales o similares a las que pintara Fausto Pacheco, el pintor por excelencia de casas de adobes costarricenses.

De este pintor Fausto Pacheco, existen grandes y valiosísimas colecciones de sus acuarelas en exhibición permanente en museos de San José. Fausto posse características universales en torno al tratamiento de la luz en su pintura. Este hombre se entregó a pintar en sus acuarelas casi solamente casas de adobes; posiblemente presintiera la desaparición de ellas y de sus entornos en donde nació, creció, jugó y amó. +




Esparza, Provincia de Puntarenas
Del pueblo y su historia:

El primer nombre dado por los conquistadores españoles fue Villa del Espírtu Santo y luego, Diego de Arrtieda, otro conquistador, agregó "de Esparza" en recuerdo de su pueblo natal en Navarra, España.

Posteriormente se conoció como Esparta y fue este nombre con el que se denominó este cantón y su principal población. Pero en el año 1974, en acto protocolario propio de políticos ceremoniales, volvió a su nombre original con motivo de la visita a Costa Rica del Rey de España.

No obstante lo anterior muchos de sus pobladores siguen diciendo Esparta asi como los viajeros que vienen o van de Guanacaste, San José o Puntarenas.

Es un caso típico que ejemplariza el acostumbrado devenir: los políticos dicen y hacen a merced de sus intereses mientras que muchos pobladores dicen y hacen otra cosa, a merced de sus costumbres.

El nombre de dos poblaciones de la Provincia Alajuela, Grecia y Atenas, ambas colindantes entre sí y esta última con Esparza, posiblemente dió lugar a la alteración del nombre en relación con la Esparta de la Antigua Magna Grecia.
El puerto de Caldera siempre fue el lugar escogido para instalaciones portuarias; hoy es el principal puerto de Costa Rica en el Pacífico. +





Flores. Provincia de Heredia
Del pueblo y su historia:

Los vecinos escogieron el apellido del Doctor Juan José Flores para perpetuarlo en el nombre de su cantón, por ser el Sr. Flores. un impulsor del progreso y desarrollo heredianos.

Población cafetalera que cede sus tierras de cultivo al cemento y al concreto; principalmente por tener dos vecinos muy grandes: las ciudades Alajuela y Heredia. Es el cantón más pequeño del país.

Entre las bellezas del lugar figuran las casas antiguas y su iglesia de granito. +





Garabito, Jacó, Provincia: Puntarenas
Del pueblo y su historia:

Garavi, Cacique Coyoche, famoso por su guerra contra los españoles quienes le apodaron garabito, por ser este un nombre o apellido español conocido.

Sol arena playa y mar... La carretera costanera atraviesa el cantón paralela al mar principalmente en Jacó por sus clubes privados, fondas, hoteles, pulperías (tiendas de comestibles) y negocios en un clima agradable con playas en la cercanía de la Ciudad capital, San José.

Miles de bañistas todo el año en Herradura, Tárcoles, Mantas y, Desde luego, la de mayor auge: la Playa Jacó. +




Goicoechea, Guadalupe, Provincia de San José
Del pueblo y su historia:

Fray Antonio del Liendo y Goicoechea. Se perpetuó así la memoria del sacerdote cuyo pensamiento influyó notablemente en la época de la independencia.

Guadalupe es muy poblado; el área es una continuación en plena Ciudad de San José y conforma uno de los diez sectores de mayor población del anillo citadino metropolitano. Tiendas, hoteles, restaurantes a lo largo de su calle más larga que recorre todo el cantón en línea casi recta hasta las faldas del Volcán Irazú.

Su expansión llegó a sepultar a un famoso lugar denominado El Laguito de Guadalupe, situado a 500 metros al sur del parque de la localidad. Era la ensenada de un rio (hoy entubado) concretamente en los linderos con el Cantón de Montes de Oca en el sector del Barrio Betania.

En Guadalupe, la Escuela de Enseñanza Especial Fernando Centeno Guel. +




Golfito, Provincia Puntarenas
Del pueblo y su historia:

Un pequeñisimo golfo dentro del Golfo Dulce con puerto natural para desembarcar barcos de gran calado. En el lugar existe un mercado libre de impuestos cuyos clientes principales son los nacionales.

Desde luego el nombre Golfito deriva de esa configuración. En esa entrada de mar una colina semeja a un dinosaurio y la playita de puntarenitas llamada asi porque semeja ser una copia en pequeño de la punta donde se ubica Ciudad de Puntarenas. +




Grecia, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Los primeros colonos la bautizaron
con ese nombre en recuerdo
de la Antigua Grecia, dejando
expreso el deseo de que el pueblo
alcanzara, con el paso del tiempo,
adelanto cultural, riqueza
económica y civismo


Estos griegos-ticos se distinguen
por su trato agradable,
siempre se ven joviales.
Detalle del libro Tipilambi de Eric Díaz Serrano

En en Distrito Puente de Piedra
su nombre refiere a un puente
de piedra que, visto por debajo,
se ve que falta una piedra
justo donde cierra el arco.
Cuenta la leyenda que una madrugada
un hombre y su carreta,
tratando de cruzar el río,
invocó al diablo
y ofreció su alma
a cambio de que le construyera
un puente.
Apareció el diablo y le dijo:
acepto... A lo que el hombre contestó:
pero debera estar terminado
antes de que cante el gallo.
Y con velocidad escalofriante
el diablo comenzo a construir
el puente... Y viendo el hombre
que el diablo se apretaba
para poner despaciosamente
la última piedra con cara burlona,
se fue a su carreta, rebuscó en ella
y sacando unos gallos los tomó
a puntapiés y justo en el límite
del tiempo, uno de ellos cantó.
Con prisa cargó de nuevo
la carreta y ya sobre el puente
dijo adiós al diablo. +




Guácimo, Provincia Limón
Del pueblo y su historia:

Guácimo es nombre de un arbusto conocido tambíén como guazuma. Se utilizaba como leña.

En las planicias que dan al mar caribe Guácimo es tierra de bananales y sembradíos de yuca.

Caños, lagunas y ríos con abundante pesca en un paisaje tropical caliente de negros, chinos, blancos, cobrizos y mestizos habitantes de la "Línea Vieja" del ferrocarril. +




Guápiles, Pococí, Provincia Limón
Del pueblo y su historia:

Guápiles es zona de turismo mundial: La laguna de Agua Dulce, los Canales de Tortuguero con su playa de desove de tortugas; y mas allá de la Laguna de Jaloba, en la Barra del Río Colorado donde el agua del Río San Juan, desaguadero del Lago de Nicara- gua, desemboca en este lugar donde es famosa la pesca de tiburones de agua dulce.

Los dos ríos que corren a ambos lados de la población parecen ser el orígen del nombre de la ciudad de Guápiles pues se dice que son guapes -gemelos- mientras que Pococí, nombre del cantón, corresponde al nombre del cacique indígena que habitaba este lugar a la llegada de los españoles. Otros caciques que habitaron la región fueron Camaquiri y Cocorí mencionados en cartillas históricas y literatura nacional.

En la segunda administración del General Tomás Guardia Gutíerrez, el empresario Minor Cooper Keith firmó en 1879 el convenio para extender la línea férrea hasta el Río Sucio, trabajo que concluyó en parte de la ruta propuesta del ferrocarril al Caribe y, posteriormente, vino a ser conocida como Línea Vieja.

En 1882 el gobierno dispuso vender tierras de la región, lo que trajo como consecuencia lo que se esperaba; así, muchas personas del Valle Central colonizaron el lugar.

Las primeras fincas registradas corresponden a los señores Mainor C. Keith, José Pepe Feo, Rafael Urritia, Víctor Guardia Quirós, Pedro Alfaro, Juan María Chaves, Federico Fernández, Eloy Gonzalez Frías, Bartolomé Marichal, Venancio García, que con muchas otras personas dedicaron sus fincas a la ganadería, cultivo de la caña de azúcar y, lamentablemente, el aserrío de maderas sin control, al punto que algunas especies de árboles están en vías de total extinción (entre ellas el Surá, gigante de madera preciosísima por sus vetas claras, oscuras y clarioscuras. Un lejano pariente del Surá son, de la Familia de las Plantas Altísimas, la Guayaba (muy apetecida en mermeladas), el Cas, delicioso por su acidez, aún mayor que la del limón ácido (el Cas es considerado como originario de Costa Rica) y el Güísaro, especie en casi extinta ya, de fruto dulceácido; es como un intermedio entre el Cas y la Guayaba).

Entre las fincas que se ubicaron próximas a la vía se hallaba la hacienda El Salvador, sitio donde tiempo después surgió la población que tendría por nombre Ciudad de Guápiles. Ya por este tiempo el Ferrocarril al Caribe unía a San José con el Puerto de Limón.

Guápiles se convirtió entonces a la actividad bananera pues, en 1899 Minor Cooper Keith sembró las primeras matas de banano; producto que luego se cultivó a gran escala por la transnacional United Fruit Company de la cual Cooper Keith era socio.

Ante tal auge económico se estableció entonces una empresa subsidiaria a la United Fruit Company denominada Northern Railway Company, la que construyó una línea férrea de Puerto Limón a Guápiles, pasando por Zent; así como varios ramales para desarrollar las actividades del enclave bananero.

Fue en la década de los años treinta del siglo XX que la United Fruit Company abandonó sus fincas en la vertiente del Caribe. Esto fue motivado no sólo por abuso en la explotación del suelo sino también por las enfermedades propias del banano: el Mal de Panamá, el Moko y la Sigatoka.

Entonces la salida viable fue el cultivo de cacao con lo que el desarrollo del lugar vino a menos.

Para 1970 se retornó al cultivo del banano ante la ventaja de la introducción de variedades resistentes a las enfemedades. Esto, aunado con la explotación de otros productos agropecuarios y, desde luego, el turismo que llega a esta zona de grandes características escénicas, hizo resurgir el progreso del cantón. +




Guatuso, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Indígenas del cerro La Guatuza fueron denominados guatusos. Guatuza es un animal propio del lugar que habitaba tanto en los árboles como en pequeños túneles bajo tierra. Estos indígenas se denominan a sí mismos como Malekus y corresponden a una antigua tradición cultural suramericana.

Pueblos indígenas actualmente habitan a orillas del Río Tonjibe y en los palenques Margarita y El Sol. Incluso todo el territorio se conoce en la actualidad como Llanuras de Los Guatusos y es tierra de magníficos bosques y fertilísimos terrenos. El Río Frío es la vía cómoda para la comunicación y el esparcimiento. +





Heredia, Provincia Heredia
Del pueblo y su historia:

Heredia, la ciudad de las flores llamada asi por sus bellas chavalas.

Se asentaba aquí Cubujuquí (un conglomerado indígena) cuando fue trasladado el pueblito colonial español desde Lagunilla (hoy un distrito), su primer asiento. Los indígenas entonces fueron separados, sea, desterrados, a "la puebla de pardos" hoy barrio llamado simplemente La Puebla.

Templo colonial del año 1797 lleva el nombre este lugar del apellido Heredia, un capitán y presidente de la Real Audiencia de Guatemala quien no conoció el lugar (ni cubujuquí ni Heredia).

Los vecinos le dieron ese nombre, Heredia, a cambio de obtener el título de villa para su caserío, evitando así, le fuera otorgado a otro caserío, el que es hoy la ciudad y cantón Barva de Heredia.

En realidad resultaron gananciosos pues en ese momento, Cubujuquí de Heredia era de tamaño similar a Barva y la declaratoria de "villa" hizo a sus habitantes sentirse realizados y aportar mayor esfuerzo en su desarrollo, que dió como resultado incluso,subir de villa a ciudad y luego a provincia.

Corresponde a este cantón gran parte de la cordillera volcánica central, de la que ocupa ambas faldas. En la falda del Valle Central se encuentran nueve de los diez cantones de la provincia donde se cultiva café o hay industrias de todo tipo, hasta flores y se encuentra costruido de viviendas en su mayor parte.

En la falda norte, contrasta por montañosa llanura, regada por el río Sarapiquí que desemboca en el Río San Juan de Nicaragua.

La parte alta de la cordillera es territorio con bosque primario y secundario muy tupido. El volcán Barva y los cerros de las Tres Marías forman parte de un grupo de parques nacionales y reservas biológicas del mismo Parque Nacional Braulio Carrillo

En los terrenos de la Universidad UNA (Nacional) exitió la muy afamada Escuela Normal de Heredia, donde estudiaban las personas para ejercer como maestros de enseñanza primaria y secundaria; al punto que, en toda escuela del país (decían como refrán popular) encontrarás personas heredianas impartiendo lecciones.

En Club Sport Herediano es el equipo de fútbol famoso por sus muchos campeonatos de futbol ganados en la historia del país; es equipo donde militan estrellas mundialistas. BP> Antaño, los forasteros que llegaban de los pueblos vecinos gustaban irse a sentar o caminar por el parque. Los heredianos (citadinos) preferían observarlos desde la calle para "no mezclarse"; con lo que nació un sentir popular que también en tiempos idos fue todo un grito... ¡ Viva Heredia por media calle ! +




Hojancha, Provincia Guanacaste
Del pueblo y su historia:

Un arbusto de hoja ancha (ya casi extinguido) fue la primera referencia del lugar. Primero fue hojasanchas luego hojanchas hasta su nombre actual.

Tierra de indios chorotegas, Matambú es aun asiento importante con sus cofrades y cofradía Nicoyana.

Fue poblado por interioranos La transformación de estos lares en sitio de soledad fantasmal sucedió de manera tan abrupta que, el mismo Puerto Jesús desapareció entre las grietas que habitan lagartijas y garrobos del llano. Pero aún hoy en ese manglar, de dejan ver en marea baja, cangrejos violinistas bailoteando en el plantun". +





Juan Viñas, Jiménez, Provincia Cartago
Del pueblo y su historia:

Jesús Jiménez Zamora, expresidente de Costa Rica en la segunda mitad del Siglo 19, fue reconocido como el presidente de las escuelas y caminos Este cantón lleva el apellido de este señor que también decretó libre (costeada por el estado) la educación obligatoria para enseñanza primaria.

Juan Viñas (Rodrigo Facio-1917)
Es un montón pintoresco de casitas
jugando al equilibrio en el subir de una colina.
Sólo yendo hacia arriba o hacia abajo
por ella se encamina

De un lado a otro le amarran rectas calles
ansiosas de una urbana geometría,
que al contrastar con los contornos naturales,
estampan una nota peregrina.

Rompiendo la continuidad del zinc y tejas
-escudo de temperaturas excesivas-
hay dos torres pequeñas, coloradas,
que lanzan hacia arriba
anchas columnas repletas de oraciones
de una fe buena y sencilla

Más allá saltan dos negros y gigantes brazos
que viendo a lo alto pasan también la vida,
y asfixian de humo negro el ancho cielo,
mientras abajo el azúcar se fabrica.

Un ejército verde de cañales
de día y de noche el pueblecito sitia.

(El viento, general de torpe táctica,
las largas hojas para un lado y para el otro inclina
y cuando pasa, sin marcialidad alguna,
a bofetones revistando filas hace gala
de su humor que es fresco y fuerte
y entre ellas silba.

Gente, muchas cuestas, una iglesia y un ingenio.
Escena clara, fácil y sencilla,
apretada en tierno abrazo verde:
eso es Juan Viñas.

Y ahí se está mañana, tarde y noche
acrobáticamente agarrada a la colina.
El fértil suelo abajo,
el ancho cielo arriba.
Y ella, dichosa de quietud rural
y de pasar asoleándose la vida. +





La Cruz, Provincia Guanacaste
Del pueblo y su historia:

En 1979, y con motivo de una investigación realizada para el programa de televisión Costa Rica es así vecinos del lugar, todos mayores de 70 años de edad, dieron cuenta de que un colono apellido Mejía puso una cruz de madera para señalar la ruta o paso hacia la frontera con Nicaragua. Es este un dato que no ha sido posible constatar. Históricamente es reconocido que desde principios del Siglo XIX, familias procedentes de Rivas, Nicaragua, formaron las primeras haciendas.

La gran casona y corrales de la Hacienda Santa Rosa (hoy Parque Nacional) fueron escenario de la batalla del mismo nombre, año 1856, en la guerra contra los filibusteros de William Walker.

Excelente la pesca en el Río Sapoá y aunque el Volcán Orosí semeja dormido, la naturaleza en el paisaje es de bosque tropical seco del Pacífico en el llano, y bosque tropical húmedo hacia la cuenca del caribe.

El poeta y compositor Héctor Zúñiga Rovira
escribió y cantó en Playa Murciélago:

Una noche serena en el pueblo
con mi guitarra empecfe a bordonear
y la luna alumbraba miedosa
un tranquilo y silencio solaz.

Mi guitarra seguía prisionera
y mi mano recorrió el diapazón
y al brotar de las cuerdas las notas
en el aire se oyó esta canción:

¡ Oh ! Murciélago tu mar
me trajo la inspiración
y por eso te he de amar
con todo mi corazón
si mañana al despertar
cantando con emosión
Tu recuerdo ha de vibrar
en mi canción.

Todo el mar
amaneció sin bruma,
luego vino una brisa sutil
que adorno con copitos de espuma
la ensenada de Cuajiniquil.
De un peñón se ve bien Santa Elena,
bello mar que no tiene rival;
salinas que a la luz de la luna
se ven como copos de cristal. +




La Unión, Tres Ríos, Provincia Cartago
Del pueblo y su historia:

La unión de tres rios (Tiribí, Chiquito y la Cruz) dieron el nombre al lugar por configuración geográfica.

Los cartagos, así denominados popularmente los habitantes de la Ciudad Cartago, suelen decir que es este un cantón muy "josefino" por la condición de compartir parte del mismo valle en donde se asienta la Ciudad San José.

En sus festejos Virgen del Pilar, una especie de cofradía de vecinos reviste de flores las calles de la población. Es a la vez una competencia entre los vecinos que mejor adornen su calle. La organización no es cantonal sino en el cuadrante de calles de cien varas. La vara es una antigua medida equivalente a 0.84 centímetros y en general, el trazado de calles de los centros urbanos de Costa Rica se dieron utilizando esta medida. La distribución, igual en los demás poblados es clásica española: Plaza de armas (que luego fueron canchas para jugar al futbol, hoy parque), iglesia y cabildo donde en la actualidad se afinca la municipalidad). +




León Cortés, San Pablo, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Leon Cortés Castro fue persona de amplio curriculum en Costa Rica. Político y estadista en la primera mitad del Siglo XX: Secretario de Educación, Regidor Municipal, Presidente Municipal, Gobernador de Provincia, diputado en tres periodos, Presidente del Congreso y Presidente de la República,

Pero el nombre de San Pablo fue dado por el coronel Manuel Castro Blanco (muy conocido en la guerra de 1856 contra los filibusteros de William Walker quien figura entre primeros colonos) en momoria de su padre, Pablo Castro.

La actividad comercial fue mayor en el cercano poblado de San Marcos, por eso le llaman el hermano mayor. Siempre llama la atención la vista que se ofrece desde el Cerro El Abejonal. +




Liberia, Costa Rica, Provincia Guanacaste
Del pueblo y su historia:

Liberia, esta palabra denota libre o liberada en lo político-social.

Los vecinos lo escogieron así al considerar su población liberada en los sucesos de la Guerra 1856 contra William Walker y sus filibusteros.

Este lugar se llamó quauh-nacaz-tlan por sus indios nahuas y con el vaivén del idioma se fusionó como Guanacaste Este nombre pasó a identificar a toda la provincia.

Quauh árbol, nacaz oreja y tlan, lugar o sitio. Lugar o sitio del Arbol de Guanacaste cuyos fruto semeja una oreja humana

Una canción liberiana del autor Jesús Bonilla, llamada Luna Liberiana dice que "bajo su manto lloro de placer" por ser este un "paraíso que el creador nos dió, de mujeres bellas que saben amar..." y otra, no menos popular, llamada Pampa, denota la llanura guanacasteca en donde el árbol "malinche se mira sangrar" en alusión a lo rojizo de sus flores, mientras las "marimbas que treman lejanas" hacen que la "pampa se vuelva inmortal".

Los liberianos dicen que el malinche es el árbol del matrimonio porque cuando caen las flores siempre quedan unas vainas (dando a vaina la acepción de problemas).

Mario Cañas Ruiz, nacido en Liberia en el año 1900, narra su entorno de los tiempos de los sabaneros lejendarios Charío Fuentes, Jesús Gallo y Camilo Reyes.

(Fragmento) Tras la plazuela viene asomando la madrugada,
Cantan los gallos, huye la garza,
en el tempisque los sabaneros allá en la hacienda
ensillan las bestias, van a vaquiar...

Cuando en la tarde Liberia celebre su brava corrida
de los bramaderos largarán los toros
y será recordado esta tarde de fiesta Charío Fuentes;
ese gran artista de hazaña y proesa...
que fue popular, companero y amigo de fama en su oficio y que a su memoria como una historia va mi canción.
Otro liberiano, Hector Zúñiga Rovira, cantó también a esta tierra de la flor de reseda como solía referirse a su tierra natal.

Están yeguando

Se oye... se oye el canto del gallo,
gallo, gallo en su gallinero;
Así despierta la hacienda,
desde el patrón al vaquero,
y allá en la plazuela el canto
del sabanero.

Se oye, se oye un silbido alegre,
todos, todos van ensillando, hay un olor de merienda ya están
el café chorriando
porque hay que salir temprano
estan yeguando...

Y así, cruzando la vida...
¡ Ayayay ay ! el sabanero,
cruza silbando alegre por el potrero

Ayayay, se oye el grito del hombre
grito macho de sabanero
atajos locos de espantos que bajan por un pedrero
y el guía con el silbido marca el sendero.
Y así los potros alegres van retozando
así, en la hacienda mía, están yeguando.
Todos, todos vuelven alegres
cuando ya se ven los corrales
una yegua mal arriada alborotó los panales
y todo el tropel se pierde en los polvasales.

Todos, todos vienen alegres,
viene puntero el padrote blanco;
al entrar por la cañada relincha un zonto lunango
y del hacha-pica-leña se escucha el canto.

Ingeniero agrónomo, músico-poeta y prolífero autor; las canciones más conocidas de Héctor Zúñiga son "Amor de temporada" y la célebre del "Burro'e Chilo". Contaba que Chilo era un vecino que tenía un semental. El burro se tornó viejo y murió en su labor, lo que produjo risa entre los liberianos. Aquí un detalle de la letra:

Quiero yo dejar en tu alma con letra descomunal
mi pobre nombre grabado como la hoja al tamal
Una vez que quede impreso mi nombre en tu corazón
quiero yo morir tranquilo, como el burro'e chilo
sin más ilusión. +



Limón, Provincia Limón
Del pueblo y su historia:

Un arbolito limonero dió nombre a la provincia, a la ciudad y principal puerto de Costa Rica en el Mar Caribe.

La versión popular cuenta de lo apetecido de sus frutos por quienes, luego de fatigoso viaje llegaban al lugar, o bien por los vecinos que gustaban del fruto del limonar por sus propiedades como remedios caseros y apropiado para los alimentos que provienen del mar.

Limón tiene la característica de sus palmeras que dan la impresión de ser perezosas de nacimiento pues, nacen inclinadas para erguirse al sol, al tiempo que los vientos de esa mar fuerte y tempestuosa mueve sus penachos como cabellera humana que nos hace recordar a su gente negra, blanca, meztiza, amarilla y cobriza donde sobresalen profundas vivencias afrocaribeñas.

Algunas familias poseen vestigios victorianos y guardan danzas ancestrales en mezcla con el cuadril o la cuadrilla, que bailan acompañados de banyos, violines y quijongo de cuerda con caja de resonancia.

Las damas visten traje largo en color rosado o blanco y los hombres vestido entero formal y celebran su fiesta en selecta concurrencia, en ambientes cerrados cuyas casas evocan escenógrafías propias de los mejores tiempos del jazz.

Algunos niños o jóvenes juegan al plat pole o may pole conocido también por Palo de Mayo y es de ascendencia afromisquita.

Consiste en un palo que sostiene un negro en cuyo estremo salen tiras de colores como una cabellera.

Cada actuante toma una tira y al ritmo de palmas palmeadas van danzando alrededor del negro que sostiene el palo; es danza fálica en la que se va trenzando el palo.

Millennia (Detalle del libro Tipilambi de Eric Díazserrano).

Millennia montó sobre un ange de luz
y de inmediato fue
hasta la misma selva tropical
que llega hasta la propia playa,
en donde las arenas quedan
cubiertas en la pleamar.
Es como si el mar invadiera la costa,
pues llega a besar la planta
al pie de las palmeras,
al tiempo que el palmar mueve
sus penachos al viento y el sol dibuja
sus siluetas en la arena.
Y cuando el mar se aleja,
queda la inmensa playa
en donde van llegando los negros,
que jubilosos se entregan
a su exótico carnavalito
en noche de luna plena.

Cadena, cadena grita un negro
que sostiene un poste
con la base anclada en su pubis
y el ritmo es en él y en el poste,
del que sale una cabellera
de cintas de colores
Es como una palmera fálica
que danza en negro erotismo
de los hombres y las hembras
que palmean en sus manos
el ritmo que motiva al negro
que grita rithm, rithm...

Todos somos uno. Y uno es
rithm... rithm...rithm...
El aire sale como fuego exhalado...
Y la boca aspira y llena los pulmones
de nocturna pureza tropical
para volver a brindar a los cuerpos,
a los ojos, a las miradas negras,
intensas como furias,
el más cálido fuego exhalado
rithm... rithm... rithm...

Cadena grita el negro bien apretado
por el mundo humano que le oprime
de un placer que ya no resiste y
el grupo, de inmediato le suelta,
impone al ritmo la destrenza
para iniciar la paz sofocante
de músculos templados
que tienen a relajarse,
en la medida que el banjo
sus notas va destilando
por las gotas transpirantes
que empapan hombres y hembras;
y el quijongo marca, en su caja
de resonancia, que
la destenza se inicia,
que el carnavalito es el paso
al placer de convivir en el trópico,
de madrugada en la playa,
de fogatas, banjos, quijongos
y manos palmeadas,
palmeando a la luna iluminada;
hasta rendirse de dicha
cuando el sol descubra
esta selva tropical que llega
hasta la propia playa,
el mar invada la costa
y bese el pie del palmar. +




Los Chiles, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Los indios que trabajaban el hule en esta zona usaban mucho chile (ají) en sus comidas, con lo que, vivían en un gran chilar (sembradío de ají) lo que hizo que el lugar fuera conocido como Los Chiles.

En el Río Frío abunda el pez gaspar; una especie prehistórica que no está en vías de extinción.

Las mas hermosas lagunas se forman en invierno principalmente en Caño Negro y Medio Queso.

Sebastián Rocha Matus, quien fuera el dueño de estos contornos hasta su muerte, era, entre sus muchas ocupaciones, un buscador de "raicilla"; planta medicinal de donde proviene la ipecacuana, planta que nace en forma silvestre en la zona. +





Matina, Provincia Limón
Del pueblo y su historia:

Población indígena importante en la colonia. Al momento no hemos encontrado un dato que nos lleve al origen de su nombre.

Matina, Batáan y Estrada comparten un territorio lluvioso y caluroso propio del bosque tropical húmedo de El Caribe . Lugares pintorescos son los pueblitos de Baltimore, Goshen y Glasgow.

En tiempos coloniales existió una paga de tributo al "Rey Zambo Misquito" por parte de las Plantaciones de Cacao. Miskito fue un cruce entre indígenas y naúfragos de un barco negrero en las costas de Nicaragua. +




Miramar, Montes de Oro, Provincia Puntarenas
Del pueblo y su historia:

Pedro de los Santos González y su hijo Manuel, descubrieron vetas de oro en Los Quemados, primer nombre que se recuerda de este lugar al que los pobladores. optaron por llamar Miramar.

Y como también fueron encontradas vetas de oro en Providencia, Bellavista, Montezuma y Trinidad pues, obviamente fue la abundancia de oro lo que dió nombre a sus montañas y al cantón.

Por esos tiempos, a Miramar solo llegaban pendencieros, ladrones, buscadores de fortuna, en fin, fue duro para la comunidad ver su lugar convertido en un auténtico oeste norteamericano de fiebre del oro.

Leonardo Rodríguez nacido en 1922 describe en un poema la aventura en la mina.

Por la roca silente
tras la busca del oro,
el minero se adentra
desafiendo la entraña
para abrirle con topes
su valioso tesoro.
Ya remueve la veta
que traidora se inclina
y es el largo lamento
de la piedra partida,
la indecisa rudeza
que al minero le dice:
es la muerte o la vida. +




Moravia, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Una versión dice que Moravia toma su nombre de los primeros colonos europeos que hallaron similitud en el paisaje con esa región de europa de los rios Moravia que, juntos desembocan en el Rio Danubio.

No obstante, otra versión dice que Moravia era lugar de moras silvestres y fue famoso un pequeño cerro conocido aún hoy como El Moral. Algunas personas que dicen haber llegado a construir sus casas en este lugar afirman que habían moras silvestres en donde hoy existen muchas casas de habitación.

Aún así, en el año 1914 el Congreso Constitucional de Costa Rica adjudicó el nombre de Moravia al Cantón mediando relación con el héroe nacional y expresidente de la República Juan Rafael Mora Porras. Es imporante aclarar que nunca ha existido ninguna Via Mora o Mora Vía en este territorio que en tiempos coloniales formó parte del Valle del Murciélago junto con los cantones vecinos Tibás y Santo Domingo de Heredia.

Moravia es una de las diez poblaciones que forman parte del anillo periférico de la ciudad de San José.

Dada su cercanía con el Paso de La Palma (paso entre el Cerro Zurquí y el Volcán Irazú) y lo profundo del Rio Virilla pasa nublado en algunas tardes de invierno con bellos arcoiris en las mañanas. La artesanía moraviana es famosa por su calidad y originalidad. Turismo frecuente llega a Moravia por esta especialidad.

Fueron 25 matas de cafe las que llevaron la prosperidad a los vecinos del siglo 19. El entorno, hasta 1960 era de paisaje de cafetales. En la actualidad, las muchas construcciones de casas y edificios ocupan los terrenos que en otros tiempos fueron cafetales.

Por esos tiempos fueron famosos también los "achoteros" llamados así por trabajar la industria casera del "achiote". Se trata de un condimento culinario que además, los indígenas usaron como colorante rojizo. Basta una semilla (de tamaño de un grano de arroz) para teñir un kilo de arroz. +





Nandayure, Carmona, Provincia Guanacaste
Del pueblo y su historia:

Nandayo, en lengua nahua significa Cerro Puntiagudo y, obviamente se refiere al Cerro Azul de Nandayure.

Nandayure fue también en nombre de la hija del cacique cuyo pueblo habitó este lugar.

A principios del siglo XX el sacerdote Daniel Carmona Briceño afincó una colonia con agricultores venidos de diferentes partes del país y fue conocida como Colonia Carmona.

En la administración de Ricardo Jiménez (tres veces presidente de Costa Rica), solicitaron su cantonato; Jiménez lo denegó respondiendo: "la idea es bella y no digo que no sea una necesidad, pero a ustedes les pasa como tener novia y no tener dinero para casarse. Su economía no permite al gobierno erogaciones".

Entre sus muchas playas, Caletas, Corosalito, Camaronal y Bejuco o Sevilla, poseen excelentes atractivos al visitante. +




Naranjo, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Expedicionarios al mando de Tadeo Corrales (primera mitad del siglo XIX) encontraron árboles naranjos en medio de un bosque. Posteriormente ellos mismos denunciaron, a nombre propio, la finca que llamaron Los Naranjos de Púas. Establecidos formaron el primer asentamiento.

El Cerro Espíritu Santo ofrece un mirador atractivo por ser un pequeño cerro aislado al que se llega en automóvil hasta su cima. +




Nicoya. Provincia de Guanacaste. Del pueblo y su historia:

El nombre proviene de la dualidad del Cacique Nicoa y Necoclau, (términos nahuas) que se entiende como "península" pues, "necoc" significa "a ambos lados" y "lau" es "mar". También puede considerarse que el Cacique recibiera el nombre del lugar alterada la raíz o bien la desinencia, o en ambas.

Bajo el lema "De la patria por nuestra voluntad" la ciudad mas antigua del país constituye uno de los hechos sobresalientes de la nación. Tras el grito de anexión de Cupertino Briceño en 1824 el Partido de Nicoya se unió al país recién independiente.

En realidad esta anexión siempre existió pues, desde tiempos precolombinos, el Golfo de Nicoya es la mayor vía acuática que une a ambos territorios.

Nicoya es lugar de rasgos
folclóricos únicos.
Tal es el caso de la fiesta
de La Yegüita de Curime
que es lazo entre los viejos
tiempos de la cofradías
y la fe religiosa y mística
alrededor de "Nuestra Señorita
la Virgen de Guadalupe" cuyas
celebraciones el 12 de diciembre
datan de tiempos coloniales.

El conocido "upe" con que algunos costarricenses
suelenllamar a las puertas de las casas,
es herencia de esta cofradía que organizaba estas fiestas
pidiendo semanalmente:
"por favor una limosnita para la cofradía
de nuestra señorita la virgen de guadalupe.

Con el tiempo, y en el vaivén
del idioma, fueron acortando el llamado:
"limosna para la virgen guadalupe",
hasta llegar el cófrade a las casas y decir simplemente:
"guadalupe"; luego "uaalupe" y, finalmente "upe",
al ser conocida su visita semanal.

Fueron las trabajadoras que,
en calidad de servidoras domésticas,
llevaron el "upe"; término que aun se escucha
en muchos lugares del país.

La migración hacia "la capital San José" lo hacían por Puerto Jesús,
hoy un sitio abandonado donde habitan una pocas familias.
Era un atracadero al fondo de un estero famoso
por sus moluscos de mar (chucheca).
Por la misma via sacaban sus productos.

"Pasajeros que dejaban sus potros
para abordar la lancha, mientras otros
llegaban de ese golfo lleno de delfines,
para ser recibidos por sus familiares
y convertirse en jinetes que en una hora
estarían llegando a Mansión y,
en tiempo similar, los cascos de sus caballos
resonaban en los alrededores
del templo colonial de Nicoya.

La transformación de estos lares
en sitio de soledad fantasmal
sucedió de manera tan abrupta que,
el mismo Puerto Jesús desapareció
entre las grietas que habitan lagartijas
y garrobos del llano.
Pero aún hoy en ese manglar,
de dejan ver en marea baja,
cangrejos violinistas
bailoteando en el plantun". +





Oreamuno, Provincia Cartago
Del pueblo y su historia:

Francisco María Oreamuno, natural de este lugar, fue presidente del país durante solamente un mes (finales del siglo XIX). Ciudadano muy querido por los lugareños, fue escogido su apellido para denominar el cantón.

Situado en las laderas del volcán Irazú, con vista hacia el Valle del Guarco.

En relación con la historia del país, nacieron en este lugar Braulio Carrillo y Víctor Manuel Sanabria, ver libro Tipilambi de Eric Díazserrano. +




Orotina, Provincia Puntarenas
Del pueblo y su historia:

Escritos de la colonia dan cuenta del Cacique Gurutina y menciona a la población con este nombre y también como Oruntina y Orotina.

El bosque orotinense ofrece presencia arqueológica que revela que existió un centro político habitacional ya desaparecido al momento de llegar los españoles.

La reserva de Carara y su entorno pareciera un capricho de la naturaleza que dejó como "diseñado" este lugar para estudiar presente y pasado de esta parte del planeta.

Las dos primeras poblaciones fundadas por los españoles fueron precisamente en Orotina: La Villa de los Reyes y el puerto de Landecho (ambas desaparecidas).

Luis Ferrero, nacido en Otina dice:
Es un pueblo tranquilo
y limpio, tostadito al sol,
de abundantes árboles
con aguacates y marañones
que sombrean con generosidad
las modestas viviendas
rodeadas de corredores,
en donde los pobladores
pasan la modorra del almuerzo
y el descanzo del mediodía.

Por muchos años Orotina fue famosa por su parada del tren y sus ventas a los pasajeros. El poeta y músico liberiano Héctor Zúniga Rovira se refiere a este detalle en su canción:

Canto a la línea

Todos se aglomeran en la ventanilla
comprando el boleto, ya está listo el tren...
Dos para Barranca, grita una chiquilla,
siente que la tocan y no sabe quién

Cinco campanadas, pronto es la salida,
todos ríen corren sin saber que hacer:
¿Dónde está mi bolso? ¡Aquí está, mi vida!
¿Y el novio de Rita? ¡Ya no va a llegar !

Guárdame otro campo que viene roberto
yo voy a Mastate; que te vaya bien...
Todos van alegres porque van al puerto
la gente no cabe ya en todo en andén.

Es un pueblo entero que marcha sonriente
porque no soporta el bullicio mundano;
San José en camisa, como un ser viviente,
quiere expansionarse en el puerto lejano.

Y un tanto estridente el tren va rodando
el que no se sienta, se puede golpear
cruzando por Pavas el tren va pitando;
la gente en la calle lo mira pasar...

Calor que asociamos con lo marañones
se escucha en Río Grande: comida... mamones...
es la misma línea cantando su vida.

Y allá en Orotina, chicas a montones
adornan la calle viendo la partida;
se sigue escuchando: comida... mamones...
y sigue la línea cantando su vida.

"San José en camisa" hacía referencia a los pobladores de la ciudad de San José que usualmente usaban corbata en sus sitios de trabajo. Mastate y Pavas eran pequeñas poblaciones, en esta última existe hoy un aeropuerto y es parte del casco urbano de la ciudad capital. El "mamón" es un fruto pequeño (como ciruela pequeña) muy gustado cuya pulpa, para comerla, debe irse arancando de su gran semilla y absorbiendo. +




Osa, Puerto Ciudad Cortés, Provincia Puntarenas Del pueblo y su historia:

Según descripciones del conquistador Gil González D'ávila, Osa es el nombre del cacique que habitaba esta región. Incluso se refiere también con este nombre al Golfo de Osa o Golfo D'Osa, conocido hoy como Golfo Dulce, lugar en donde se asienta Cortés, su principal población.
Su territorio se encuentra en el bosque tropican húmedo del Pacífico. En la ribera del Río Térraba viven aún grupos indígenas que conocen este río como Diquís y en la Población de Palmar Norte, ubicada en la margen derecha de este río, se asienta sobre un cementerio indígena que fuera conocido como el palmar de los indios.

Gigantescas moles de circunferencia casi perfecta aún permacenen en el lugar, no obstante algunas de ellas removidas en sitios de la Ciudad de San José, como las que se encuentran en las oficinas centrales de la Caja Costarricense de Seguro Social y en el Museo Nacional.

Los indios de este lugar trabajaron el oro por un método denominado "cera perdida"

Esculpían en cera de abeja la figura que deseaban plasmar, la cubrían posteriormente con barro para hacer un molde único, dejando dos aberturas; una en la parte superior y otra en la inferior.

Al cocer el barro al fuego la cera se perdía por los hoyos. Luego tapaban uno de los hoyos y vertían oro por el otro hoyo.

Enfriado el oro, el indio quebraba el barro para descubrir la figura que el había esculpido en cera, pero ahora la tenía en su mano hecha en oro. Existe una exhibición de estas obras de arte únicas en museos de la ciudad de San José. +





Pacayas, Alvarado, Provincia Cartago

Del pueblo y su historia:

Anclado en las faldas del macizo de los volcanes Irazú y Turrialba, este cantón toma su nombre del cura Joaquín Alvarado, por su actividad y aporte al progreso cultural y material de la población de Pacayas.

En sus pliegues montañosos se ven cultivos de papa y ganadería de leche. Llama la atención del visitante el verdor de la zona y su Salto de Agua en las cercanías de Pacayas. +




Palmares, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

La abundancia de palmeras o palmares de la llamada "palma real", que los primeros colonos usaron para la construcción de sus viviendas hizo que este lugar se denominara Colonia de Los Palmares, en el ya conocido Valle de Los Palmares.

Es interesante que, desde la torre de la iglesia se observan todos los distritos de este cantón, dado lo pequeño de este vallecito; sucede igual, desde luego, desde el mirador del Cerro del Espírtu Santo.

Es este un pueblo jovial aún entre su gente mayor; pareciera que entre los pobladores se "registra una muestra" de idiosincracia costarricense. +




Paraíso, Provincia Cartago
Del pueblo y su historia:

La antigua Villa de Ujarrás llamada así por encontrarse en los dominios del Cacique Uxarratsí. Fue un asentamiento de religiosos franciscanos. Aquí nació Florencio del Castillo quien fuera un representante de esta colonia, ante las Cortes de Cádiz en la España del Siglo XVIII.

Las constantes avenidas de los ríos producían muerte y desolación. Entonces, los vecinos de esta Villa de Ujarrás deciden trasladarse al Llano de Santa Lucía.

Villa de Paraíso fue el nombre acordado por estos nuevos colonos por considerarse a salvo de las inclemencias de la naturaleza y vislumbrando un futuro mejor.

Desde el Mirador de Ujarrás es posible observar, y comprender en la topografía del paisaje, la buena decisión que hicieron aquellos primeros pobladores.

Y es que aún se encuentran ahí las ruinas de la que fuera su iglesia fundada en el año 1567, cuando la imagen de Nuestra Señora de la Concepción permanecía en su altar y que fue donada por el Rey Fernado II de España pues Ujarrás perteneció a su reino, en cuyos dominios no se ponía el sol.

El "hallazgo" de una india, que las autoridades religiosas adjudicaron al azar con el nombre de Juana Pereira, aduciendo que tal india había encontrado una imagen tallada en piedra en la Puebla de los Pardos en Cartago, en el mismo lugar donde hoy se asienta la Basílica de Los Ángeles, hizo que Nuestra Señora del Rescate de Ujarrás -nombre que le fuera adjudicado a raíz de los hechos ocurridos con los piratas Morgan y Mansfiel- perdiera el rango de Patrona de Costa Rica.

Tapantí: refugio natural de vida silvestre donde se asienta la represa hidroeléctrica del Instituto Costarricense de Electricidad ICE situada a 35 kilómetros de la Ciudad de San José por una carretera en excelentes condiciones todo el año, por lo que la travesía puede estimarse en una hora y media o poco menos.

El Refugio Natural de Tapantí posee flora y fauna silvestre en un entorno en el que confluyen unos 150 cursos de agua que convienen en el Río Reventazón, uno de los más caudalosos, famoso por sus rápidos. Esto hace que la zona sea muy visitada con fines turísticos.
Hay lugares donde acampar y en los meses de mayor pluviosidad es posible observar quetzales en las combas y agujeros de los árboles donde habitan sólo que, para hacerlo, es necesario adentrarse en la espesura de la montaña por lo que se recomienda una guía de expertos en el lugar, dado que es un territorio agreste y los ríos causan pequeños y grandes derrumbes en una naturaleza que se caracteriza por sus mutaciones anuales. +




Parrita, Provincia Puntarenas
Del pueblo y su historia:

En cuanto al origen del nombre, una versión nos dice que se trata del mismo acentamiento indígena que menciona la historia y que lo sitúa en el año 1577 como Pirrís, -pueblo productor de maíz- nombre con el que aún se conoce el más importante de sus ríos.

Otra versión popular deduce, que por ser Parra apellido común en varios de los primeros colonos, bien podría ser un diminutivo. Aunque así no fuera, vale recordar esa costumbre arraigada entre los costarricenses: nombrar las cosas y hasta a las personas con diminutivos; razón por la que los centroamericanos les llamaron "ticos" y es hoy el término con que se autodenominan.

Parrita invita al descanso en sus rincones soleados que dan paso a parajes de palmas con su Isla de Damas y Palo Seco; con su estero y playa esterillos, o el atractivo Valle del Pirrís, conocido también como río Parrita. +




Península, Provincia de Puntarenas.
Del pueblo y su historia:

Los pueblos de La Península en la Provincia de Puntarenas, Costa Rica, está situada precisamente en la Península de Nicoya.

La Península es territorio de islas y playas como las de Paquera, Lepanto, Cóbano y Montesuma con parajes soleados y bellas aves; Algunas de paso por el continente.

En Bahia Ballena, las playas de Tambor y Pochote con su mar en calma semeja, en noches de luna llena, un mar de plata ondulante.

En playa Organos, frente a las islas Tortugas, de arenas blancas y parajes escondidos se divisa la entrada y salida de botes y barcos pesqueros con el encanto natural de esa coloración intensa que caracteriza a esta entrada de mar, que invita a vivir intensamente.


Los habitantes indígenas del territorio del Golfo que hoy ocupa La Península de la Provincia de Puntarenas, sufrieron un gran impacto con la llegada de los ibéricos hispanos.

Primero le denominan como Golfo de San Lucar nombre de cultura cristiana occidental y, entre los años 1523-1527 dijeron podía ser un estrecho o paso entre la Mar del Sur (Pacífico) y la mar del Norte (Caribe) por lo que le denominaron Estrecho Dudoso. El cronista Gonzalo Fernandez de Oviedo escribe así: “...golpho de Sanct Lúcar, que otros llaman golpho de Nicaragua e otros le dicen golpho de Orotiña, e otros golpho de Guetares.

El lugar estaba habitado por indígenas denominados Chorotegas que durante cientosde años tuvieron una importante actividad económica con otros grupo aborígenes al otro lado del golfo. Los conquistadores se aprovecharon de estas rutas comerciales antiquísimas. El golfo es un mar navegable con excelentes recursos humanos y naturales fue explotado entonces y de esa manera se consolidaron en esta zona y muy rapidamente quebraron la estructura de la sociedad nativa.

En 1528, Juan de Castañeda del año 1528 dice haber apresado algunos habitantes del actual territorio del Cantón Península en calidad de "informantes pues las dichas lenguas habían sido mucha parte para que la tierra se descubriese...” (Fernández, 1907: 53-63 T.VI). La primera relación que las sociedades indígenas del golfo tuvieron con las empresas conquistadoras fue con la de Gil González Dávila, organizada en España con el auspicio la Corona de Isabel La Católica, en 1522, siendo entre sus objetivos la búsqueda del Estrecho Dudoso y someter a los indígenas al vasallaje español mediante su religión toamdo como base el uso del Requerimiento–instrumento legitimador de la conquista de Palacios Rubio que, entre otras refiere:

"...que si no se sujetaban al Rey español... certificaos con la ayuda de Dios, yo entrare poderosamente contra vosotros y vos haré la guerra por todas las partes y maneras que yo pudiere, y vos sujetare al yugo y obediencia de la Iglesia y de Sus Altezas, y tomaré vuestras personas y de nuestras mujeres e hijos y los hare esclavos, y como tales los venderé y dispondré dellas como Su Alteza mandare, y vos tomaré vuestros bienes, y vos hare todos los daños que pudiere...” (Zavala, 1978:19).

Esto justificó a que Gil González Dávila hiciera una "guerra justa en contra de los indios para que se sometieran pacificamente iniciando con los caciques y con los que topase para hazellos vasallos de vuestra magestad por toda manera de bien, y a los que no quisieran hazerselo hazer por fuerza, como lo hize”. (Fernández, 1976: 39). En Península, Gil González asegura haber bautizado –usando el Requerimiento- a un buen número de indios. Dice que todos ellos se tornaron “cristianos por su voluntad” (Fernández, 1976). Por ejemplo, el Cacique Nicoya cuyos territorios comprandían el canton Península y El Cantón Nicoya le dió el equivalente en oro a 14.000 castellanos y, se convirtió –según los españoles- con cerca de 6.000 de sus súbitos.
Los indios fueron obligados a bautisarse para que el europeo considerara que había legitimado su conquista. Tras la usurpación del oro mediante el saqueo, los nativos perdieron además, perlas y objetos de valor por lo que, las formas de dominación sobre el indio se consolidaron explotando su mano de obra y sus recursos naturales existentes. Luego del saqueo a los piueblos indígenas circunvecinos, los españoles valoraron rápidamente la posición geográfica del “Estrecho Dudoso” o Golfo de Nicoya para iniciar el comercio con Panamá y Perú. Mientras el español valoró el intercambio de bienes en términos de ganancia, al obtener baratos y valiosos artículos para el mundo occidental; el indio daba sus preciados bienes practicando un principio de reciprocidad. En el plano religioso, se desconoce aún hoy cómo la aceptación formal de la religión católica repercutió en ese primer contacto.

Luego vino el periodo del repartimiento de los indígenas de Península en 1524, en las llamadas encomiendas esclavistas por Hernández de Córdoba. En 1528, cuando Pedrarias Dávila es nombrado gobernador de Nicaragua, toma a los indios de La Península, Nicoya y Chira bajo su posesión y, a su muerte en 1532 pasaron a manos de su viuda.

También forma parte de Puntarenas la encantadora y exótica Isla Del Coco, cercana al ecuador, y que remonta a mundos de piratas y tesoros con una exuberante y majestuosa fantasía. La embarcaciones procedentes de la Isla del Coco hacen su entrada por Península, pues la brújula del Marinero, desde que sale de la isla, apunta siempre a Cabo Blanco, reserva natural que aloja desde aves silvestres hasta animales rastreros en un follaje tropical que cautiva tanto a los pobladores como a las personas visitantes.


La Isla del Coco vista personalmente por Eric Díazserrano.

Solitaria en el mar, la Isla del Coco
es la poseción de Costa Rica
más cercana al ecuador.
Las lluvias en esta región
ocultan la isla al punto
que la hacen "desaparecer".

Los pescadores saben que está ahí
pero no la pueden ver.
A medida que la lluvia amaina
se va levantando la bruma
y entonces salta a la vista,
verde... inmensamente fresca.
Tupida como selva, sin puerto
natural para desembarcar.

En el follaje se descubre
una caída de agua, y el río
desemboca cercano a una caverna
donde entra el mar con toda claridad
para salir a otra ensenada
con flora y fauna cautivas
en la inmensidad del mar.

La isla del tesoro, ya no tanto
por el legendario escondite
del pirata Sir Henry Morgan
sino por su posición el alta mar,
que hacen de esta extensión
de agua salada, una inmensa poseción
muy cercana al punto geotérmico
del planeta, en donde vive
en grandes cantidades el atún.

Los pescadores con sus bodegas
llenas de estos peces, ponen proa
hacia el puerto de Puntarenas,
su hogar. Duran uno, dos o tres
días sin ver tierra.

El timón fijo hacia el Cabo Blanco
en donde esperarán ver, luego
de muchas horas de mar abierto
el faro que guía y marca
el regreso a casa.

Días atrás, cuando salieron
de Puntarenas
enrumbaron hacia la Isla del Caño
para tomar el caño natural
que llega hasta la corriente
de Humbolt. Entonces encienden
sus máquinas para abandonar el caño
y así arribar a la Isla del Coco.

Diariamente La Península cuenta con dos servicios de ferry. Puntarenas/Paquera y Puntarenas/Lepanto vías de tránsito por el Golfo de Nicoya que para algunos lugareños, de manera coloquial, es Golfo de Puntarenas. +




Pérez Zeledón, Valle de El General, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Pedro Pérez Zeledón, filósofo, educador, magistrado, historiador, político y diplómatico.

La colonización del Valle de El General fue por hecha -en su mayoría- por habitantes del Valle Central a principios del Siglo XX. En esta colonización perecieron muchas personas que quedaron atrapadas en las "heladas" del que fuera denominado Cerro de la Muerte (por donde hoy pasa la carretera) pues no existían caminos para alcanzar la tierra de promisión.

Basta llegar a las ruinas de un refugio, que existió por aquellos tiempos, y para obtener una visión clara de lo inhóspito que pudo haber sido esta zona para aquellos que se aventuraron a cruzar estas alturas.

Desde aquí, en días despejados, existe un punto en donde es posible observar ambos océanos (Atlántico y Pacífico); y llegando al Valle de El General, la gigantesca piedra de San Rafael sobre la cual, se encuentra la escultura de un cristo redentor.

Don Pedro Pérez Zeledón visto por Luis Enrique Arce Navarro; Educador y Escritor.

Decir de Don Pedro Pérez Zeledón es hablar de un forjador republicano de una importante época cuando se impulsan las ideas liberales de nación comandada por una pequeña élite de escritores, políticos e intelectuales, conocida como el “Olimpo”. Decir de Don Pedro es hablar de su destierro; de valores e identidad nacional; del agricultor que llevó por siempre en su alma; de uno de los pioneros desarrolladores de la educación y de las leyes; de la definición de nuestras fronteras, de la colonización y el desarrollo de la zona sur de nuestro país e incluso del primero y quizás el único señor que ha hecho un estudio serio de la esclavitud en Costa Rica, tiempo negro y doloroso en la Conquista y parte de la Colonia.

Don Pedro nació en un ambiente humilde en plena ciudad de San José, el 4 de enero de 1854; de madre soltera, situación terriblemente censurada en aquella época. Su infancia y adolescencia y gran parte del resto de su vida, supo decir SÍ, con trabajo y obras a aquella Costa Rica dominada en la política y la economía por los intereses de la oligarquía cafetalera.

Hombre de familia, bondadoso y bueno, creyente con firmeza en Dios, en la tecnología, en la investigación, en el conocimiento y las hipótesis; gran amigo de promover el sentido común de la vida, creyente en la voluntad para hacer del trabajo comunitario la herramienta principal de la vida en sociedad.

Fue desterrado a Santa María de Dota por el dictador Tomás Guardia; esto por las críticas severas que Don Pedro le dirige en 1880, desde el periódico El Ciudadano cuyo director fue el mismo Pérez Zeledón. En el destierro suspende su profesión de abogado y abraza el noble oficio de la agricultura, herencia materna.

Para la zona de Los Santos fue de mucho provecho la presencia de Don Pedro, porque ahí se dedicó al trabajo agrícola, al diálogo constructivo y a la instrucción de jóvenes que fueron líderes con base en la lectura, el análisis y la participación comunal activa en aquella Costa Rica ya lejana en el tiempo. Y así surgieron algunos colonizadores de la zona sur y del valle de El General; entre ellos Patrocinio Barrantes Vargas, fundador de San Isidro de El General y Emigdio Ureña Zúñiga que hizo de los pueblos de la zona de Los Santos y del Sur, comunidades productivas a la vida nacional.

En 1897, Don Pedro formó parte de la Comisión de Límites con Nicaragua, fue así como se logró la interpretación apropiada del Tratado Cañas Jerez y el trazado definitivo de la línea fronteriza. Su trabajo objetivo y de alta credibilidad, lo faculta para reconciliar intereses nacionales y nicaragüenses de aquel momento. Don Pedro es quien resuelve gran cantidad de diferendos limítrofes entre Costa Rica y Nicaragua y da la plataforma de entrada para los límites entre Costa Rica y Panamá. En estas misiones tan delicadas, tiene que leer, estudiar, interpretar y repasar la historia de las épocas de la Conquista y de la Colonia.

En otro momento fue enviado a Europa y a Estados Unidos a investigar las nuevas técnicas educativas y a la vez contratar profesores para que desempeñaran cargos docentes en el Colegio Superior de Señoritas y en el Liceo de Costa Rica, instituciones fundamentales (creadas en el gobierno de Soto Alfaro) en el giro que daría la educación nacional con las reformas que promovía la Ley de Educación Común de 1886. Con estas y otras acciones pro educación se inicia en Costa Rica la lucha contra el analfabetismo, lucha que se intensifica en todo el siglo XX, hasta lograr los frutos actuales reflejados en los bajos índices de analfabetismo. En aquellos tiempos el analfabetismo era del 80%. Murió el 31 de mayo de 1930. +




Poás, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Una planta de grandes espinas llamada púas dió nombre a este lugar aunque se presume que poás bién puede ser una voz indígena, pues el macizo fue conocido como el Volcán de los Indios Botos y también (actual) Volcán Poás.

Este un volcán activo, visible desde Alajuela y San José con sus nubecillas blancas o morenas, posee una laguna (de Botos) formada por las lluvias. Cuando rebalza forma riachuelos.
Su cráter es gigantesco, quizá entre los más grandes del mundo -entre los volcanes activos- con la ventaja de llegar directamente en automóvil hasta el cráter

En el río Poás está la Catarata Escondida, pero es accesible fácilmente si se desea entrar en este extraordinario ambiente. +




Puntarenas, Provincia Puntarenas
Del pueblo y su historia:

Puntarenas es una lengua de arena que de adentra en el Golfo de Nicoya sobre la que se asienta la Ciudad del mismo nombre que es puerto de pescadores y del turismo nacional y extranjero.

Al frente, en la Península de Nicoya, hay otro Puntarenas
de islas y playas como las de Paquera, Lepanto, Cóbano Y Montesuma
con parajes soleados y bellas aves; algunas de paso por el continente.

En Bahía Ballena, las playas de Tambor y Pochote con su mar en calma semeja, en noches de luna llena, mar de plata ondulante.

En playa Órganos frente a las islas Tortugas de arenas blancas y parajes escondidos se divisa la entrada y salida de bostes y barcos pesqueros con el encanto natural de esa coloración intensa que caracteriza a esta entrada de mar, que invita a vivir intensamente.

También forma parte de Puntarenas la encantadora y exótica Isla Del Coco, cercana al ecuador, y que remonta a mundos de piratas y tesoros con una exuberante y majestuosa fantasía.


La Isla del Coco (vista personalmente por Eric Díazserrano).

Solitaria en el mar, la Isla del Coco
es la poseción de Costa Rica
más cercana al ecuador.
Las lluvias en esta región
ocultan la isla al punto
que la hacen "desaparecer".

Los pescadores saben que está ahí
pero no la pueden ver.
A medida que la lluvia amaina
se va levantando la bruma
y entonces salta a la vista,
verde... inmensamente fresca.
Tupida como selva, sin puerto
natural para desembarcar.

En el follaje se descubre
una caída de agua, y el río
desemboca cercano a una caverna
donde entra el mar con toda claridad
para salir a otra ensenada
con flora y fauna cautivas
en la inmensidad del mar.

La isla del tesoro, ya no tanto
por el legendario escondite
del pirata Sir Henry Morgan
sino por su posición el alta mar,
que hacen de esta extensión
de agua salada, una inmensa poseción
muy cercana al punto geotérmico
del planeta, en donde vive
en grandes cantidades el atún.

Los pescadores con sus bodegas
llenas de estos peces, ponen proa
hacia el puerto de Puntarenas,
su hogar. Duran uno, dos o tres
días sin ver tierra.

El timón fijo hacia el Cabo Blanco
en donde esperarán ver, luego
de muchas horas de mar abierto
el faro que guía y marca
el regreso a casa.

Días atrás, cuando salieron
de Puntarenas
enrumbaron hacia la Isla del Caño
para tomar el caño natural
que llega hasta la corriente
de Humbolt. Entonces encienden
sus máquinas para abandonar el caño
y así arribar a la Isla del Coco.

La Ciudad Puntarenas con sus barrios Barranca, El Roble y Chacarita es la más poblada de la Provincia Puntarenas. El Distrito Caldera aloja el principal puerto comercial de Costa Rica en el Pacífico. +




Puriscal, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

El nombre de puriscal proviene de "purisco", nombre de la flor del frijol. Cuando florecen los frijolares se dice es "tiempo de purisca" y se obserban entonces los puriscales. Esta voz proviene del quechua, purutu o poroto, nombre con que también se conoce al frijol.

Dado que Puriscal se asienta sobre una falla volcánica, los puriscaleños son testigos de "mas de un meneón", como llaman a los temblores de tierra, y también de terremotos. En algunos lugares como la iglesia parque, calles y aceras se observa cortes de algún movimiento telúrico del pasado.

Puriscal esta en los cerros con muchos caminos distritales y, como antítesis del párrafo anterior, los visitantes y los pobladores disfrutan de un ambiente tranquilo, despreocupado y atentos al paisaje de este pueblo que disfruta su paz. +





Quepos, Provincia Puntarenas Del pueblo y su historia:

La Ciudad Quepos es población portuaria en el Pacífico. Hasta febrero del año 2015 en que por votación unánime la Asamblea Legislativa adjudicó el nombre oficial de Cantón Quepos, el cantón fue conocido como Cantón de Aguirre, apellido de Rolando Aguirre Lobo, persona activa en la búsqueda de soluciones a los problemas comunales de este pueblo del que fue vecino y comerciante.

La playa de Manuel Antonio con su oleaje suave y mediana pendiente posee una pileta submarina de millares de pecesillos multicolores.

Ahí mismo la Punta Catedral y el Parque Nacional de Manuel Antonio es de tal belleza escénica que algunos dicen que es un paraíso perdido.

Sus árboles espaveles, almendros, panamás, manzanillo y cedros son lugares predilectos de monos cariblancos titís, armadillos, aves, reptiles, guarusas, martillas, manigordos, zorros, cocodrilos, aguilas marinas, golondrinas, osos perezosos, garzas y desde luego, las famosas palomas de la laguna de agua dulce.

Como si esto fuera poco, adentrarse en su mar es admirar a los delfines chapoteando en ambos lados de las embarcaciones. +





Río Cuarto, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia

El Cantón Río Cuarto goza de muy agradable vegetación, siempre verde, aun en los meses secos de febrero, marzo y abril dado que se encuentra en una zona de Bosque Tropical Húmedo cuyas temperaturas van entre los 18 y los 28 grados centígrados. Aquí destacan árboles de 30 o 40 metros de altura entre helechos, plantas, musgos, abundantes plantaciones frutales, ornamentales y medicinales.

Al sur se observa el Volcán Poás y en estos linderos hay refugios de vida silvestre tales como aves de muy variadas tonalidades y animales tan llamativos como los monos cariblancos y ositos perezosos inmersos en cataratas, lagunas, ríos y caídas de agua dentro de su clima fresco y lluvioso el resto de año. Su altura promedia los 400 metros sobre el nivel del mar y es tierra propia de productores de leche, carnes de res, cerdo y pollo, piña, yuca y energía eléctrica.

El Cantón Río Cuarto fue creado el 30 de marzo de 2017 y tiene 254,20 km² donde se alojan los barrios (distritos) Angeles Norte, Bolaños, Caño Negro, Carmen, Carrizal, Colonia del Toro, Crucero, Flor, Laguna, Merced, Palmar, Palmera, Pata de Gallo, Peoresnada, Pinar, Pueblo Nuevo, San Fernando, San Gerardo (parte), San Jorge, San Rafael, San Vicente, Santa Isabel, Santa Rita y Tabla. +





San Carlos, Provincia Alajuela Del pueblo y su historia:

Este cantón lleva el nombre de San Carlos Borromeo (arzobispo de Milán, Italia, que vivió a mediados del siglo XVI, persona admirable por su abnegación y trabajo ante la presencia de una peste.

Pero la versión mas aceptada sobre el origen del nombre del cantón de San Carlos esta orientada a nicaragüenses provenientes de San Carlos de Nicaragua que se adentraron por el rio, se acentaron y dieron el nombre de donde eran oriundos. El nombre de (ciudad) Quesada, fue dado en reconocimiento a la colonización costarricense del territorio guiada por Mercedes Quesada.

San Carlos en la zona norte de Costa Rica ofrece innumerables atracciones al visitante.

El Volcán Arenal, de cono perfecto y actividad diaria con lava candente de sus erupciones se ubica en el Lago de Arenal, construido por la mano del hombre para satisfacer la demanda hidroeléctrica del país y gran parte de centroamérica.

En su formación se aprovechó la cuenca de la laguna del mismo nombre, el cauce de varios ríos y la entaja de que en esta región llueve casi todo el año.

El río Arenal, desaguadero de la laguna, atraviesa un hundimiento natural que fue relleno con una represa.

Del planeamiento a la obra pasaron doce años y quedaron sumergidos dos poblados, entre ellos el llamado también Arenal, que hoy, es visitado por turistas que bucean por las ruinas sumergidas de lo que fuera la iglesia. +




San Isidro, Provincia Heredia
Del pueblo y su historia:

"Saca de agua" es el nombre como se le denominaba en tiempos coloniales. Aún hoy sigue siendo una verdadera saca de agua pues, sus mantos acuíferos subterráneos brindan agua a sus vecinos, incluso a varios sectores de la Ciudad de San José.

Autoridades eclesiásticas (mediante una rifa según un decir popular) le dieron el nombre del santo patrono de Madrid, España.

Esta fue la tierra del jefe indio el cacique Yorustí. La iglesia (data 1895) de la localidad se ve como "empotrada" en la Cordillera Volcánica Central, en la cercanía del Cerro Zurquí.

Al Cerro Zurquí le atraviesa el tunel de la carretera que comunica la Ciudad de San José con la Ciudad Puerto Limón en el Mar Caribe. +




San José, Ciudad Capital, Provincia San José Del pueblo y su historia:

El nombre de la capital de la república proviene de la colonia, cuando el cabildo de León, Nicaragua, gestionó ante el de Cartago para edificar una ermita en la Boca del Monte, aduciendo que a los vecinos de Aserrí, Pacacua y Curridabat les quedaba difícil trasladarse a la población de Cartago para participar en oficios religiosos.

En el centro del continente americano, la ciudad San José goza de una situación de privilegio por estar en el centro del Valle Central.

Esto significa que se encuentra rodeado de cadenas montañosas en donde destacan protuberancias volcánicas como el Poás, Barva e Irazú y muchos cerros tales como Las Tres Marías y Zurquí frente a El Tablazo y al Macizo de El Cedral y los cerros de La Carpintera. Es recomendable conocer y admirar la pequeña escultura de Francisco Zúñiga que estuvo localizada en el Edificio de la Maternidad Carit (Hospital de la Mujer), denominada precisamente Maternidad, por su belleza espacial humana; al punto que se considera que bien puede ser una marca (hito) del inicio de la escultura moderna.


Teatro Nacional en San José, Avenida Segunda, Calle Tres.


También agrada una visita a la Plaza de la (pluri) Cultura, por conocer el Teatro Nacional y Museos de Oro y Jade y algunos otros como el Museo Nacional o el "Museo Viviente de la Educación" situado en el Colegio Superior de Señoritas, creado por la escritora Hannia Hoffmann en el año 1979 cuando fue estudiante de ese plantel.


Dibujo plumilla, Colegio Superior de Señoritas en San José, Avenidas Cuatro y Seis, Calles Tres y Cinco. Detalle del uniforme de la institución, blusa con rayas verticales albiazules.


San José antaño; detalle del libro Tipilambi de Eric Díazserrano .

Mucha de la riqueza acumulada
durante los años de crecimiento
económico de finales del siglo XIX,
fue invertida por la clase alta
en el progreso material de todos
y rompió a su vez el característico
aislacionismo, pues la prosperidad
permitió viajar y cursar estudios
en otras latitudes. Para lo de menores
recursos, la reforma educativa
de Mauro Fernández, estableció
una educación mediana universal
impartida en el colegio de las palomas
y en un liceo para pichones.
Estas y otras prácticas dieron
una nación ejemplar.

Señoritas y liceistas reían
gritaban, alborozaban o simulaban
ligero cambio en la faz,
a causa del rubor,
al escuchar el bom bom bom
de los músicos, que tocaban
en las cuatro esquinas
de la Plaza Principal de la Capital
llamando a los vecinos
para la retreta dominical.

Ese bom bom bom se oía por el este
hasta la cuesta de los Mora,
la parte más alta del poblado
en donde estaba el Cuartel Bellavista.
Bom bom bom por el oeste
hasta lacalle del llano
de la sabana. Por el Norte
hasta el río, en donde,
en la misma boca del monte
el río ofrecía un paso angosto,
llamado El Paso de la Vaca
y por el sur, se oía ese bom bom bom
hasta más allá de los lavaderos
públicos en donde estaba
El Paso Ancho.

Se escuchaba bien porque era
un caserío sin ruidos.
Casas de adobes con buenos
cimientos de piedra, cuyos poblanos
aseguraban que durarían mil años.

En los corredores de las casas,
canastas de zuncho con begonias,
petunias, sanrajeles, violetas o jazmines.

En el interior de las viviendas
un fogón de piedra,
horno grande para dorar el pan,
cazuelas de Barva
y ollas tejarenas (de El Tejar de El Guarco).

Los perros echados en las calles
debían suspender la pereza
sólo allá una vez perdida,
para dar paso a algún carruaje
de los modelos Tílbure o Berlina.

En esos tílbures, berlinas
o diligencias tiradas por caballos,
se pegaban los bandos
o comunicados del gobierno,
así como en las esquinas
más importantes de la población.

Otros comunicados eran
a manera de estandarte
que portaba un guarda
seguido de un tambor y cornetas
que se detenían en cada esquina
de la población; tocaban
sus instrumentos
y mostraban la enseña.
Luego un hombre, en voz alta,
leía para que enteraran
los que no sabían leer:

Farí fará... bom bom bom...

"Se comunica a todos los vecinos
que para colaborar con la sanidad,
el municipio pagará a centavo
cada rabo de rata que sea
presentado ante esta comuna.

De ahí vendría un decir popular
aplicado a quienes despedían del trabajo:
"no valés un centavo
pues te cortaron el rabo".

Los rosarios eran la moda
para las citas de amor,
los martes para la limosna
y los domingos para atender al novio.

Las viudas debían permanecer
tres años tristes y lo demostraban
viviendo con ventanas y puertas cerradas;
velos negros sobre los espejos,
camas y taburetes; en las cortinas
luengos lazos también negros, amén
de que no podían reir ni hacer
visitas sociales, salvo a la iglesia.

Hombres a la derecha,
mujeres a la izquierda
caminaban y daban vueltas
alrededor de la plaza.

Las bancas eran para los muy respetables;
un pueblerino ni por broma
se podía sentar ahí cuando
los músicos tocaban con sus penachos
rojos sobre sus cabezas, a excepción
del director (con penacho blanco),
y todos con su uniforme azul
de raya roja a los costados.

En esa misma plaza, pero nunca
en domingo, si un hombre había
cometido una falta se le daba de palos.

trajes de crinolina, peinados "de atado"
y redecillas, camisola de gola ancha,
enaguas largas de dos o tres colores,
bordadas en encaje y los vuelos
caracterizaban a las damas
de buena posición social.

Se bailaban cuadrillas, chotís
valses rápidos y lentos, bambucos,
pasillos, pasacalles y joropos
al son de quijongos, violines y vihuelas.

El teatro municipal no tenía sillas;
la gente acomodada traía
a sus criados para que portaran la silla.
Este teatro se cayó en un temblor,
y el nuevo, al que llamaron nacional,
de arquitectura clásica renacentista
y colmado de obras de arte,
se convirtió entonces
en el rascacielos de la ciudad.

En las costrucción de este teatro,
nacido del trabajo de los picapedreros,
una gran rampa daba inicio en la plaza
principal (hoy parque central)
situada a unos doscientos metros.

Sobre la rampa subían, tiradas
por bueyes, carretas cargadas
con grandes piedras y mármol;
delante de cada carreta un boyero
y atrás un peón poniendo calzas
o cuñas en las ruedas.
El alumbrado público era de faroles
sobre postes de hierro.
Los serenos prendían los faroles
a las cinco de la tarde y luego,
tocaban un pito cada quince minutos.

Una cadena de pitos unía a la pequeña
ciudad. A las nueve de la noche
el último pitazo convertía
a los serenos en relojes ambulantes
que daban la hora cada quince minutos.

"Ave maría purísima
sin pecado concebido
son las diez, son las diez...
Ave maría purísima
son las diez y quince
son las diez y quince".

Algunos vecinos colgaban
letreros en sus puertas:
"Sereno por favor
despiérteme a las tres".

Entonces el sereno al pasar
por esa casa decía en tono amable y fuerte:

"Vecinoooo,
son las tres de la mañana
son las tres de la mañana
Ave maría purísimaaaaa".


Videofilm: Ciudad de San Jose en pleno Siglo 20.


Con el advenimiento del siglo XXI es notorio que la Ciudad San José tiene un crecimiento acelerado en sus zonas periféricas con áreas residenciales y grandes conglomerados comerciales. Esto hace que para ingresar o salir de la ciudad existan grandes atascamientos en sus calles y avenidas con serios daños ambientales aunados al deterioro de la calidad de vida. +




San Mateo, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

El refugio de San Mateo era usado por los boyeros y sus carretas como sesteo.

Se dice que sus primeros moradores escogieron el nombre San Mateo por fervor religioso y admiración al apóstol.

El camino de San Mateo era de gran tránsito de Carretas. Aquí pernoctaron las fuerzas nacionales en 1856 en su camino a Nicaragua en donde pelaron contra Walker y sus filibusteros, en gran hazaña perpetuada en el Monumento Nacional situado en el Parque Nacional frente al Tribunal Supremo de Elecciones y la Biblioteca Nacional en San José. +




San Pablo, Provincia Heredia
Del pueblo y su historia:

Lo que fuera "la sabanilla de los villalobos" cambió de nombre pues (según afirman versiones de vecinos mayores de 60 años ce edad, consultados en 1979 en nuestro programa de televisión "Costa Rica es así"), autoridades religiosas habrían hecho una rifa para designar el nombre del cantón. El favorecido fue San Pablo y, desde entonces sigue ahí hasta nuestros días.

Chapada a la antigua y construida en su totalidad desde finales del Siglo XX, San pablo es ciudad y distrito único. Es uno de los cantones más pequeños de Costa Rica y logró su cantonato por el cultivo del café, que le permitió entradas económicas grandes a los pocos pobladores que vivían en el siglo XIX.

Aún existen dos o tres de las famosas casas de adobe, similares a las que pintara Fausto Pacheco rodeadas de flores y de aspecto bien conservado por sus propietarios, dada la excelencia de los materiales usados en su construcción, que acondicionan el aire respecto al clima. +




San Pedro de Montes de Oca, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Faustino Montes de Oca era oriundo de este lugar y representante de esta comuna ante la cámara de diputados cuando manifestó inconformidad con la autocracia gobernante. Desterrado murió a la edad de cuarenta y tres años.

San Pedro de Montes de Oca es una de las diez poblaciones urbanas que rodea el casco de de la ciudad de San José; no obstante su fundación es anterior a la fundación del Casco de la Ciudad de San José.

El parquesito donde se ubica la iglesia católica actual, fue un sesteo para los carreteros provenientes de la Antigua Capital en Cartago.

Posteriormente ese sesteo, cobró auge pues, los capitalinos de San José no permitían la entrada de estos vehículos antes de las seis de la mañana y, por eso, dieron al sesteo y sus alrededores el nombre de El Mojón; sea, lugar que demarca una jurisdicción territorial.

En la actualidad Montes de Oca es sitio de gran auge comercial que aloja varias universidades, entre ellas la Universidad de Costa Rica. La Fuente de la Hispanidad en el barrio de Los Yoses es lugar muy transitado (Yos: nombre de un árbol frondoso que hasta 1960 era común ver a lo largo de toda esa avenida). +




San Rafael, Provincia Heredia
Del pueblo y su historia:

Esta población nació como resultado de ser una extensión de la Ciudad de Heredia, hoy es uno de sus barrios con tránsito de vehículos constante hacia los clubes privados, restaurantes cabinas y hoteles.

También gran cantidad de transeúntes y buses que se dirigen al Monte de la Cruz, al Bosque de la hoja o a las Chorreras.

La versión del nombre del poblado coincide con los cantones de San Pablo y San Isidro de Heredia, sea, que autoridades eclesiásticas mediante una rifa según un decir popular, le dieron el nombre, según dijeron de vecinos mayores de 60 años ce edad, consultados en 1979 en nuestro programa de televisión "Costa Rica es así", autoridades religiosas habrían hecho una rifa para designar el nombre del cantón. +




San Ramón, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

San Ramón Nonato. Orador español que vivió en la edad media entre los años 1200 y 1240. Se escogió este nombre para rendir homenaje a su dos fundadores: Ramón Rodríguez Solórsano y Ramón Salas Sandoval.

San Ramón es conocida como la ciudad de los poetas y, créanos usted que, en cualquier recodo de la ciudad se encuentran escritores donde usted menos piense; el barbero, el tendero, oficinista doctor o negociante hace, desde una copla hasta una novela. Lamentablemente muy pocos publican sus escritos. Lisímaco Chavarría es uno de sus poetas más recordados.

El nos dice en Bodas Campestres:

Cantan los gallos, es la del alba,
"coge las bestias-dice el abuelo-
hay ya clarores sobre el turrialba
y las palomas bajan al suelo ".

Muchachas, vamos, arriba todas,
ya se oyen gritos sobre la cuesta";
así se anuncian aquellas bodas
y los cohetes cuentan la fiesta.

La novia es joven, el novio, sano
del barrio al pueblo distan dos leguas
diez montañeces bajan al llano
y van alzando polvo sus yeguas.

Va el novio alegre, feliz la moza
y la noticia va a los confines...
otros aguardan allá en la choza
con dos guitarras y dos violines.

Carlomagno Araya habla del Cerro del Tremedal y nos dice:

Cual firme centinela del poblado
el cerro se empinó. Desde su testa,
se mira la extensión de la floresta
y el villorio a sus plantas reclinado. +





Santa Ana, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Santa Ana es una de las 10 ciudades del anillo periférico
que bordea el casco de la Ciudad de San José.
Situada al oeste de la Ciudad Capital,
hereda su nombre de la antigua "La Hacienda Santana".
Con el paso del tiempo los vecinos le llamaron Santa Ana.

Se dice del lugar que es El Valle del Sol por su clima agradable y sano.
Desde el Alto de las Palomas la pintoresca ciudad
queda expuesta al pie, a ojos del transeunte.

Es lugar de ríos, riachuelos, pozas y lagunillas, artesanos,
sembradíos y ventas de cebolla y tomate.
En la actualidad es la gran urbe que fuera proyectada
para la continuidad y salida al mar de la Ciudad Capital. +




Santa Bárbara, Provincia Heredia
Del pueblo y su historia:

Con el nombre de "Churruca" y posteriormente, como Barrio de los Targuaces se conocía a Santa Bárbara cabecera del cantón. Fue doña Bárbara, esposa del lugareño Cayetano Esquivel, quien tenía una imagen de la santa de su nombre y devoción. Santa admirada y venerada por los vecinos.

Por los años de la independencia de Costa Rica de los españoles, los lugareños comenzaron a darle el nombre de Santa Bárbara a su población.

El centro de la población es atractivo, desde su iglesia a sus las casas antiguas, es un ambiente tranquilo que fuera en otros tiempos solariega paz. +




Santa Cruz, Provincia Guanacaste
Del pueblo y su historia:

Santa Cruz obtiene su nombre del Obispo Agustín Morel de Santa Cruz, quien al visitar este lugar conocido como "Paraje Diriá" o Palenque del Diriá, resultó ser el gran acontecimiento para los poblanos. Se cuenta también de un vagabundo procedente de Guatemala, que portaba un Cristo pidiendo dinero y posada, quien dejó botada la imagen al ser perseguido por los lugareños. Posteriormente, en una quema de terrenos de Doña Bernabella Ramos "apareció el cristo, ahumadito pero entero". Doña Bernabella donó ese mismo terreno para la construcción de la Iglesia en honor al Cristo Negro de Esquipulas.

Para la celebración del Santo Cristo de Esquipulas, los Indios Promesanos bajan de los montes a ofrecer sus promesas al santo.

Familias enteras llegan a caballo hasta esta población entre el blanco de sus algodonales. Hacen su entrada por Arado, uno de sus pintorescos distritos, mientras en las calles los toros andan sueltos a la usanza de algunos pueblos españoles.

Mi Rancho Pajizo, de José Ramírez Sáizar, el poeta bajureño, describe un rancho, de los muchos que existieron y que talvez quede alguno en la región:

Sentado allá en cuclillas, malicioso,
como un duende que cuida la llanura,
está el rancho debajo de un corozo,
donde guardo mi dicha y mi ventura.

Dentro sólo un fogón, muchas chachaguas,
tinamastes, nimbueras y tinajas;
una gran troje de maíz pujagua
y en tabanco, de escala en sube y baja.

Pero siempre, al volver de mi desmonte,
donde siembro a gotitas mi energía,
encuentro a mi chavala Paula Montes,
en el fogón, echándome tortías.

En el plato hay mondongo, chancho asado
y... en su boquita, un beso enamorado.

La Ciudad de Santa Cruz fue El Paraje del Diriá donce residía el Cacique Diriá. +





Santo Domingo, Provincia Heredia
Del pueblo y su historia:

La presencia de Frailes Dominicos en Costa Rica, dió paso al nombre Santo Domingo para esta población.

Santo Domingo de Guzmán fue el predicador español que fundó la orden de los curas dominicos.

La Iglesia frente al parque y su Basílica frente a la plaza, caracterizan a esta población.
Lugar de aguas frescas con canchas de fútbol en donde se disfruta los fines de semana en distritos como Los Angeles. Así también sus casas de abobes, patrimonio nacional. Sus constructores decían que durarían mil años o más.

Isaac Felipe Azofeifa nació en la localidad en 1909 y es este uno de sus poemas de juventud.

Deja que yo te siegue, espiga...

El pan que ahora muerdo es mi alegría,
está de fiesta amor, el molinero.

Trigo en la luz dormido, y oro tibio,
miel de mieles, sabor, profundas rosas.
El pan que ahora muerdo es mi alegría.
Alza mi corazón cargas de oro
del sol en que reposas.

Dame a beber ese licor que arde
en el rubio cristal en que te ofreces,
está de fiesta amor el molinero.
Deja que yo te siegue, espiga, espiga,
como en el claro tiempo de las mieses.

Los primeros colonos eran oriundos de Heredia y en la planificación del poblado pusieron el cementerio lo más retirado del caserío. Por esa parte no existía posibilidad, por parte de los josefinos, de llegar al lugar, pues el cañon del Rio Virilla era verdaderamente imponente.

Fueron los domingüeños que deseaban retirarse aún más, quienes se aventuraron a pasar el cañon del Río Virilla para convertirse en los primeros pobladores de Tibás, hoy cantón y barrio capitalino de gran auge; y es precisamente por este lugar por donde los domingüeños se comunican con el casco o centro de San José; en una vía de constante tránsito de automotores. Algo así como que el progreso les llegó por donde menos lo esperaban sus primeros colonos. +





Sarapiquí, Puerto Viejo, Provincia Heredia
Del pueblo y su historia:

En documentos del año 1640, aparece el nombre río Sarapiquí, afluente del Río San Juan de Nicaragua.

De los diez cantones de la provincia de Heredia, nueve se ubican en el Valle Central y juntos suman 558.74 kilómetros cuadrados de territorio.

Sarapiquí es 4 veces más grande, con 2.349.37 Kms cuadrados, equivale a las tres cuartas partes del territorio de la provincia.

Es tierra de productores y agricultores que transitan el camino de la Cascada del Angel, y de la Cascada de la Paz, la Laguna de El Congo y, desde luego, el Río Sarapiquí.

Sarapiquí, es una región culturalmente nueva en el país. Hace aproximadamente 30 años que se iniciaron los procesos de colonización.

La población de Sarapiquí, está integrada por personas con una variedad sociocultural muy amplia. Algunos han aseverado que las primeras poblaciones llegaron desde San Carlos, atravesando los cerros que se encuentran frente al Volcán Arenal, explotando y colonizando zonas con una gran diversidad biológica. Actualmente, muy atenuada.

Posteriormente, el movimiento migratorio fue mayor, no sólo venían personas con el fin de tener su propia gran finca para agricultura y ganado, sino que además llegaban cientos de familias en busca de trabajo. Llegaron desde la zona Atlántica y de la zona Sur; así también de Guanacaste, del Valle Central y de la zona de San Carlos, cifrando sus esperanzas en una nueva oportunidad de empleo, un trabajo duro que les traería una entrada de dinero estable, segura.

Con el tiempo, las vías de comunicación mejoraron, los servicios públicos mejoraron, ya el gobierno invertía en escuelas, en cemento para construir; lo único que hacía falta era más gente (mano de obra, dicen algunos). También, fue el momento de la ganadería de leche. El auge económico resultaba evidente. Pronto, se corrió la voz de que la zona era prometedora, la migración fue enriquecida por los familiares y conocidos de aquellos que ya vivían allí.

Lo importante de toda esta anécdota, es que Sarapiquí es un crisol de culturas. Resulta interesante, saber sobre el hecho de que en cualquier pequeño pueblo donde se quiera ir, puede encontrarse con una familia guanacasteca que prepara un chicheme exquisito, al lado familia de la zona norte con excelentes recetas para preparar un buen chicharrón, sin olvidar alguna otra con su original receta de rice and beans. Todo se conjuga, y en las fiestas la variedad salta a la vista.

Hoy existen algunos grupos de teatro y comités preocupados por la música como expresión sociocultural, las artesanías y plásticas y organizacionales. +




Sarchí Norte, Valverde Vega, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Sarchí, paraje para el descanso en lengua indígena. El nombre lo forman los apellidos del Doctor Carlos Luis Valverde Vega quien ocupó cargos en la medicina y participó en los hechos bélicos -muy lamentables para el país- de 1948, en donde perdió la vida a la edad de 45 años.

Sarchí es la tierra de los artesanos que hacen y decoran carretas. Es una de las cunas de la Carreta Típica Costarricense. Es artesanía heredada que, en la actualidad es bien vista y bien pagada por el turismo, que viene hasta este lugar por todo tipo de "souvenirs" pequeños o "jumbos".

Es la región de Bajos del Toro, donde la cascada del río Toro Amarillo se envuelve en un follaje propio de selva con actividad volcánica. +




Siquirres, Provincia Limón
Del pueblo y su historia:

El nombre de Siquirres aparece en documentos del año 1678. Siquiris o Siquirres significa en lengua indígena "Colorado".

Siquirres nació con el ferrocarril, la línea corre un tramo paralela al Río Reventazón en la zona de los rápidos.

El Pacuare es otro de los ríos que riegan el cantón.Posee extensiones grandes de banano y cacao en la llanura atlántica que se extiende, desde las estribaciones de la Cordillera de Talamanca hasta el mar. +





Talamanca, Provincia Limón
Del pueblo y su historia:

El nombre de este cantón se remonta a su fundación por Diego de Sojo en el año 1605. Santiago de Talamanca se ubicó en la margen derecha del Río Tarire o Río Sixaola.

El cantón se extiende desde la cumbre más alta de Costa Rica (Cerro Chirripó) hasta el Mar Caribe, en donde se encuentra el Parque Nacional Cahuita y las playas del mismo nombre, famosa por sus arenas y corales submarinos visibles desde un bote dada la transparencia del las aguas del mar.

En la ruta para llegar a la cima del Chirripó, el viajero encuentra primero la "Cuesta del termómetro" llamada así, según los conocedores, porque sirve de medida para continuar o devolverse. Luego siguen 4 kilómetros de la "cuesta del agua"; dos más al "Monte sin Fe", y uno y medio de la "Cuesta de los arrepentidos" (obviamente algunos se devuelven por no subir esta cuesta).

De ahí es un duro ascenso hasta "Los Crestones", 19 cumbres rocosas en donde sobresale "La Aguja". Hay aquí un paisaje pardo-verdoso en donde nace el Río Chirripó.

Finalmente la cumbre, a 3820 metros sobre el nivel del mar. Se trata de un ascenso agotador en el cual se recomienda tener, además de buena preparación física, los implementos acordes al desafío que implica conquistar esta montaña.

Huellas de la era glacial se encuentran en lagunillas llamadas "Morrenas" en donde no hay arboleda, escaza fauna y se ven pocas aves. Son escasos los animales que suben al páramo en busca de agua, con excepción de los conejos que habitan el Valle de los Conejos

En la reserva biológica Talamanca hay trillos que conducen a las poblaciones indígenas Cabécar, Katsi, Amubri, Coroma Shiroles, Urén, Bratsi, Uatsí y Bibrí (o Bri-brí) la principal población. +




Tarrazú, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Tarratzu: Voces indígenas; tzu, lugar o sitio; tarra, planta o arbustos. Tarrazú deriba su nombre de lengua indígena. Y es que este cantón se extiende por el camino de los indios de las montañas Dota, Candelaria y estribaciones de la Cordillera de Talamanca.

Es terreno montañoso con vallecitos que ofrecen sinúmero de "quiebres y requiebres" y algunas pequeñas planicies. Bellísima selva que atraviesa el río Pirrís o Parrita.

Agricultores que ofrecen su producto entre los mejores del mundo; dada la vegetación gozan de un clima fresco en estas tierras. +




Tibás, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Tibastzú fue el nombre con que los indígenas conocieron este lugar, al Cerro Tibás y al río afluente del Río Virilla (ni el cerro ni el afluente pertenecen al territorio actual del cantón).
Ti (lengua indígena) significa agua; Bas-tzú (tzú: lugar) es unión de monosílabos que puede significar lugar de agua abrigada o encubierta (subterránea, manto de agua).

En tiempos de Braulio Carrillo Colina, presidente de la república a principios del siglo XIX, se hizo el trazo lo que sería la nueva capital. Al ser derrocado por Francisco Morazán, sólo quedó el trazado de las calles y la distribución clásica colonial; plaza (después cancha para jugar al futbol y hoy parque), iglesia y terrenos municipales.

A mediados del siglo XX, Tibás era una muy pequeña población alrededor de la plaza. Esta plaza estaba totalmente rodeada de hermosos árboles higuerones y su uso dominical era el fútbol. El sol se hacía presente sólo en la media cancha mientras los espectadores veían el partido a la sombra fresca de aquellos inmensos árboles.

Por esta época, los mejores futbolistas del país vivían en Tibás o venían, por diversión, a jugar a esta plaza. En la colonia este lugar se conoció como San Juan del Murciélago o Valle del Murciélago

Hoy es una de las diez poblaciones que se encuentran en el anillo periférico de la ciudad de San José. Su calle central es una prolongación de la calle central de San José. No obstante esta cercanía, Tibás pasó, de ser una comunidad estrictamente rural, a finales de 1960, a ser uno de los lugares de mayor desarrollo urbano con millares de habitantes. Cruza su territorio la vía hacia el Caribe por una zona en donde hay comercio las 24 horas.

En el parque de la localidad aún se encuentra el pozo de agua (tibastzú) que sirvió a los vecinos del siglo 19 y parte del siglo 20, cuando no había cañeria municipal. Uno de los colegios de la localidad lleva el nombre de Mauro Fernández Acuña el reformista educador quien aportó las bases para la educación popular.

Antonio Rodríguez (el sanjuadeño) y Enrique Hoffmann Venegas (abuelo de la escritora Hannia Hoffmann) figuran como los máximos fondistas costarricenses de todos los tiempos.

En Tibás el Estadio Ricardo Saprissa Aymá, empresario, jugador y dirigente del fútbol con el azulgrana del Orión FC y en Cataluña, Barcelona. En 1936, unos jóvenes le solicitaron poner su nombre a su recién formado equipo. Don Ricardo aceptó y les obsequió un uniforme morado, producto de un sobrante de hilaza de su fábrica de textiles. En la actualidad, este estadio vibra bullicioso pues recibe a una de las mayores hinchadas nacionales.

Entre los jovencitos que llegaron al Deportivo Saprissa y que jugó de mediocampista entre los grandes de los "Chaparritos de Oro" (denominados así porque casi todos los jugadores eran de baja estatura y fueron los "amos de la región centroamericana y México" que se cotizaron en grande durante la década de los años 1950), destaca la figura de Marvin Rodríguez, que luego se convirtiera en uno de los entrenadores (sino el más) gloriosos del elenco de la Selección Nacional de Fútbol de Costa Rica. Fue Marvin Rodríguez el Director Técnico quien clasificó a la primer escuadra futbolística mundialista en calidad de entrenador (Italia 1990).

Expofoto Tibás: madera vieja +




Tilarán, Provincia Guanacaste
Del pueblo y su historia:

Toda la región toma su nombre de las voces nahua "tilawa" y "tilawán" que pueden traducirse e interpretarse como: muchas aguas, mucha lluvia, o "muchas lluvias y aguas".

Y talvez sea obvio decir que aquí llueve casi todo el año mas, si es importante destacar que su lago Arenal es una obra de la mano del hombre.

Entre Tilarán y el Cantón de San Carlos este lago artificial fue construido para satisfacer la demanda hidroeléctrica del país y también para el regadío.

Un pueblo (en ruinas) quedó sumergido y entre la gran atracción turística que posee esta zona, son muchos los turistas buceadores que sumergidos visitan la que fuera su iglesia.

Por voto popular, los habitantes del viejo pueblo de Arenal escogieron un lugar para trasladar su pueblo. Calles lastreadas, aceras y nuevos edificios dieron origen al Nuevo Arenal, hoy situado a la orilla del lago. +




Turrialba, Provincia Cartago
Del pueblo y su historia:

No está claro el origen del nombre por falta de documentación.

Turrialba, la de los muchos valles, grandes y chicos, de naturaleza ricamente verde, con sus caudalosos y hermosos ríos como el Reventazón preferido por sus rápidos.

En su irregular territorio se asienta el Parque Nacional de Guayabo, con sus huellas indígenas en el acueducto de piedra que ofrece al visitante sus aguas cristalinas.

Bella luce esta ciudad en domingo cuando los campesinos bajan desde la Alta Talamanca a este lugar que ofrece, en su diario trajín, una imágen como de puerto rodeada de los más variados cultivos. Aquí algunos poemas del turrialbeño Jorge Debravo, el gran poeta de los costarricenses.

Como para besar

Como para besar acerquemos la boca
al cuerpo de las frutas...
Cantémosle amor a los fruteros,
a la tierra, a las tazas
donde se empoza el jugo de las frutas,
a los terrenos que las hacen cálidas,
a los vientos y soles que las doran,
a las bodegas que las tornan blandas.
Aspiremos ese olor
que les sale como de alma;
y gocemos el triunfo
de estar vivos para saborearlas.

Digo

El hombre no ha nacido
para tener las manos
amarradas al poste de los rezos.

Dios no quiere rodillas humilladas
en los templos,
sino piernas de fuego galopando,
manos acariciando las entrañas del hierro,
mentes pariendo brasas,
labios haciendo besos.

Digo que yo trabajo,
vivo, pienso,
y que esto que yo hago es un buen rezo,
que a Dios le gusta mucho
y respondo por ello.

Y digo que el amor
es el mejor sacramento,
que os amo, que amo
y que no tengo sitio en el infierno.

Credo

No acostumbro a decir amo, te amo,
sino cuando el amor me inunda todo
desde los ojos hasta los zapatos.
Mi cuerpo es una sola verdad y cada músculo
resume una experiencia de entusiasmo.

Una vez dije: ¡sufro! Y era que el sufrimiento
agitaba a mi lado sus cascos de caballo.

Y siempre digo: espero. Porque a mí me podrían
arrancar el recuerdo como un brazo,
pero no la esperanza que es de hueso
y cuando me la arranquen dejaré de ser esto
que te estrecha las manos.

Creo en todos los frutos que tienen jugo dulce,
y creo que no hay frutos que tengan jugo amargo.
No es culpa de los frutos si tenemos
el paladar angosto y limitado.

Creo en el corazón del hombre, creo
que es de pura caricia a pesar de las manos
que a veces asesinan, sin saberlo,
y manejan fusiles sanguinarios.

Creo en la libertad a pesar de los cepos,
a pesar de los campos alambrados.

Creo en la paz, amada, a pesar de las bombas
y a pesar de los cascos.

Creo que los países serán un solo sitio
de amor para los hombres, a pesar de los pactos,
a pesar de los límites, los cónsules,
a pesar de los libres que se dan por esclavos.

Y creo en el amor, en este amor de acero
que va fortaleciendo las piernas y los brazos,
que trabaja en secreto,
a escondidas del odio y del escarnio,
que debajo del traje se hace músculo,
órgano, experiencia, nervio, ganglio,
a pesar del rencor que nos inunda
el corazón de funerales pájaros.

Yo creo en el amor más que en mis ojos
y más que en el poder y el entusiasmo.

No persigo tu beso

No persigo tu beso
aunque tu beso sea
como una fiesta.

Ando en busca de un sitio
para hablar de la tierra,
de lo atado y lo libre,
del sueldo y de la mesa,
de Dios y la protesta.

Ando tras una alianza
fraternal, pura, tierna,
que tú, amadamente,
representas.

Milagros

Misteriosas substancias emergen de la luz.
Genésicas materias laboran en la noche.

Una mañana amanecerá la muerte
recolectando flores,
subiendo por la savia y por la sangre
para besar al hombre.

Y el tiempo llenará
de ojos los relojes,
para ver el milagro
del hombre haciendo al hombre.

Eternidad

Antepasado mío, hoy te he visto
gozoso, reencarnado en mis dos hijos.

La tarde olía a madurez y a mango.

Por las mejillas de mis niños
dulce y amadamente resbalabas...

Campanas

La ciudad nos envuelve largamente,
como una noche dolorosa.
A nuestro lado ruedan los camiones
como brujas agónicas.
Una campana se queja a lo lejos desesperadamente.
Algún campanero irascible le estará golpeando el corazón.
Caminemos.
Olvídate del mundo.
Piensa solamente en lo que llevas piel adentro
y sabrás qué dulce y qué sabroso es, de pronto, vivir

Más que cualquier ciudad

Más que cualquier ciudad, es poderosa
la ternura del hombre.
Más que cualquier camino, es caminante
la pisada del hombre.

Más que cualquier silencio, tranquiliza
lo piadoso del hombre.

Más que cualquier olor, es delicioso
el perfume del hombre.

Y más que cualquier dios, es creadora
la esperanza del hombre.

Turrialba es un lugar de calzadas precolombinas en la estructura urbanista que van hacia puntos distantes aún hoy no localizados con exactitud, pero sabemos que existen entre esa feracidad de selva que les envuelve. +




Turrubares, Provincia San José
Del pueblo y su historia:

Turruba o turbara, es nombre indígena que identifica
una planta similar al zacate dulce que era común
en el lugar. Este nombre españolizado
y pluralizado nos da el nombre de turrubares:
sitio con muchas turrubas.

Es un cantón con poca población
en un hermoso valle con muchos
trillos y pocos caminos y carreteras.
La mayoría de las tierras están
dedicadas a la ganadería.

El Río Grande de Tárcoles
atraviesa parte de este cantón
y también esta regado por otros
ríos, entre ellos el Tulín
y el Rio Turrubares. +




Upala, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Esta fue la tierra de los indígenas Votos (o Botos) que obedecían al Cacique Garavito. Se dice que el nombre Upala es una asociación de voces o vocablos nahuas cuya traducción bien puede significar hule por o sobre el río, no obstante no existe documentación al respecto. Esta es una versión que "se ajusta" y, aunque no ha sido totalmente confirmada a la fecha, algunos lugareños la consideran admisible, si se toma en cuenta la explotación hulera en la región.

La raicilla -ipecacuana- y los árboles de hule fue el incio del comercio en este territorio. Ese comercio fue posible a través de los ríos Guacalito, Niño y Zapote que se desliza apacible entre los barrios con tránsito de barcas y lanchas de variado tamaño.

Desde los volcanes "Rincón de la Vieja" y "Miravalles" nacen muchos riachuelos que dan sus aguas a muchos pequeños y grandes ríos. +





Zarcero, Provincia Alajuela
Del pueblo y su historia:

Como su nombre lo indica Zarcero fue un lugar con muchas zarzas. Juan Alfaro Ruiz estuvo en la Batalla de Rivas, Nicaragua, el 11 de abril de 1856 junto con Juan Santamaría de Alajuela y posteriormente fue víctima del cólera, enfermedad que atacó a los victoriosos después de desalojar al esclavista William Walker y su ejército de forajidos llamados "los filibusteros".

Los primeros colonos llegaron a un zarzal al que llamaron Zarcero.

Zarcero es recononocido por sus ricos melocotones, el queso palmito, la belleza de sus flores, la vista refrescante de la caída de agua del río Tapezco en Palmira y su parque de cipreses, del escultor costarricense Evangelista Blanco Brenes, célebre por ser el autor de los topiarios que caracterizan al parque principal del cantón de Zarcero. +



© copyright: lectorias@lectorias.net
lectorias.net covers communication and educational materials produced by Eric Díazserrano. Correspond to two print indexes: Resources in Communication and Edutation; and Current Index students and Information.
Eric Díazserrano covering a broad spectrum of educationals subjects. These include free adult and vocational education, counseling, educational managements, languajes and reading and communication skills.